Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

El Buen Jardinero

Cinco trucos de experto para comprar plantas (y que no se mueran en casa)

 A veces compras una maceta y se seca a los pocos días. ¿Qué ha pasado? Los que saben tienen sus secretos para saber qué ejemplar es el más robusto.

Si la planta está sana y es la adecuada para nuestra casa, durará mucho tiempo
David Navarro

No siempre es culpa nuestra que la planta se muera a los pocos días de llegar a casa. A veces, hemos comprado un ejemplar que tenía los días contados. Quizá porque en el establecimiento llevaba tiempo sin recibir la luz del sol, o bien portaba ya enfermedades... Algunos trucos nos pueden ayudar a adquirir la planta adecuada.

¿Cuál es el principal problema cuando compramos las plantas? Que lo hacemos por impulso: vamos a una gran superficie, quizá a mirar muebles o a comprar comida, vemos unas flores que nos parecen bonitas y a buen precio. Otras veces, compramos porque el colorido nos resulta llamativo, sin preocuparnos de si tenemos el lugar adecuado para esa planta. En ambos casos, es un error:en una gran superficie la planta lleva días sin recibir la luz del sol, lo que la habrá debilitado enormemente. Por otro lado, si compramos sin tener en cuenta las necesidades de agua, luz y temperatura de esa planta, será muy probable que el ejemplar acabe muriendo.

Elegir plantas tiene su truco

Por otro lado, cuando ya tenemos claro qué planta queremos y estamos seguros de que podemos darle los cuidados que necesita, conviene perder un poco de tiempo en coger el ejemplar más sano:  un vistazo a las hojas nos permite saber si esa planta está enferma o porta alguna plaga. Debemos evitar las que tengan un crecimiento irregular (elongación) y, finalmente, optar por las que tienen las raíces dentro de la maceta:si las ha sacado fuera, es que lleva muchas semanas en ese vivero.

Cuando la trasplantemos, es mejor no tocar el cepellón (raíces), y meterlo en la nueva maceta con la tierra adecuada. Después, hay que regar de forma abundante para que todo el recipiente se empape.

En el vivero, mejor
1

Es la primera norma: evitar las plantas que venden en grandes superficies. Llevan días encerradas, sin recibir la luz del sol, lo que les supone un estrés que puede afectar a su supervivencia una vez llegue a casa. Además, en el vivero se puede preguntar a los especialistas respecto a los cuidados que requiere la planta (riegos, ubicación...) y el ejemplar estará más acostumbrado a la temperatura del exterior.

Evita los impulsos
2

Antes de visitar el vivero, lo mejor es tener claro qué necesitamos y dónde. ¿Flores para el alféizar? ¿Aromáticas junto a la cocina?¿Una trepadora? Si sabemos la ubicación y el tipo de planta, sabremos si nos hace falta una variedad que aguante mucho sol, o que esté a gusto en semisombra... Así, no nos dejaremos cautivar por plantas muy vistosas pero que no se dan bien en nuestro clima.

Mira bien las hojas
3

Una manera de saber si una planta está enferma es mediante las hojas. Un simple vistazo nos basta: si hay telarañas y decoloración, sufre de araña roja; si parece cubrirlas una capa gris, se trata de hongos, y cuando se detectan bichitos negros y está la hoja pegajosa, suele ser pulgón. Respecto a las carencias: bordes rojos indica falta de fósforo; hoja blanca y nervios verdes es falta de hierro, y bordes marrones, de potasio.

Huye de las 'larguiruchas'
4

Cuando se colocan demasiados ejemplares juntos, las plantas compiten por la luz y se estiran. Ese crecimiento no es sano y el tallo suele quedar muy debilitado, ya que para estirarse tanto la planta busca apoyos. Cuando la sacamos de ese montón, no tiene apoyo ninguno y se puede partir. Es mejor elegir un ejemplar que tenga un crecimiento más proporcionado, aunque sea más pequeño.

Cuidado si las raíces sobresalen
5

ambién el sistema radicular nos puede ayudar a saber si la planta se encuentra en buen estado. Un truco sencillo es mirar por la parte de abajo de la maceta: si las raíces ya sobresalen eso quiere decir que el ejemplar lleva ya tiempo en el viviero y que, además, requiere un cambio de maceta desde hace semanas. La tierra en esos recipientes suele ser muy pobre, por lo que quizá tenga carencias.

Etiquetas
Comentarios