Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Miles Davis y John Coltrane: El acontecimiento jazzístico de 2018 cumple 58 años

Matías Uribe Actualizada 18/04/2018 a las 07:16
Etiquetas

Un poco de jazz en el blog para mantener engrasado el cerebro y desintoxicarse de la mediocridad que nos invade… ¡Qué digo! Un mucho, mucho. Porque estamos ante algunas de las páginas más brillantes de la historia del género, en vivo y en directo, y en su forma más descarnada y cruda, como si sus intérpretes tocaran, no con instrumentos, sino con cuchillos entre los dientes. Una cuestión de egos y de genio, simplemente, porque aquí están ni más ni menos que Miles Davis y John Coltrane, dos gigantes aún no superados.

La Sony ha vuelto a escarbar en sus archivos y para el sexto volumen de sus 'Bootlegs Series' de Miles Davis ha rescatado en cuatro cedés varias piezas de los conciertos europeos con los que la célebre pareja puso fin a su colaboración en directo. Ocurrió en la primavera de 1960. Un año antes, Davis y Coltrane, con Bill Evans (piano), Paul Chambers (bajo) y Jimmy Cobb (batería) como quinteto básico más Wynton Kelly (piano) y Cannonball Adderley (saxo), habían puesto en el mercado la que se dice es la gran cima del jazz de todos los tiempos, 'Kind Of Blue', y prácticamente con el mismo plantel que grabó aquel solemne disco –se quedaron en casa Bill Evans y Cannonball Adderley- salieron a morder cada noche por Europa, y así se trasluce en este ardiente cuarteto de cedés.

En el jazz nada está escrito de forma definitiva, nada es taxativo. Y menos aquí, con estos gigantes, donde solo está marcado el orden de los solos en las piezas –primero Miles, después Coltrane y luego Kelly, más ocasionalmente Chambers al bajo- pero luego lo que ocurra es cosa imprevisible, como una película de suspense en la que solo el espectador que la haya visto previamente sabe el final.



¿Quiénes de los que se sentaron en una butaca del Olympia de París, o en el Tivoli Konserthall de Copenhague o el Konserthuser de Estocolmo, de donde están tomadas las sesiones, podrían saber y ni tan siquiera barruntar las cuchilladas que Trane –y eso que aquel año había puesto en circulación uno de sus discos más fieros, 'Giant Steps'- le iba a meter al saxo tenor e incluso al mismo público, con sus ataques, sus disonancias, su furia, su velocidad de bólido, su forma de tocar con sus famosas 'sheets of sound' (capas de sonido), sus vaciles, su manera de soplar “perdiendo el culo”, como diría Miles, la dificultad para pararle, de sacarle de su propio planeta, aun con la mirada geñuda de Miles... O los vuelos estratosféricos de este sobre escalas, haciendo compleja la sencillez, no dejándose llevar por la velocidad de Coltrane, poniendo al desnudo la colisión de dos estilos tan fuertes como dispares. O el balsámico engrudo que Wynton Kelly tendía al piano en los puentes entre solos. O el mismo Chambers en dos de sus escasísimas intervenciones como solista sacando el arco ('On Green Dolphins Street', 'Walkin'). O el fornido músculo vertebrador de todo aquel torbellino de jazz sostenido por Jimmy Cobb en los parches. O que una misma pieza como la emblemática 'So What' (de la que hay cuatro tomas) daría vuelcos sonoros tan distintos, según la noche y el poder innato de improvisación de los dos leones principales de la manada. Por no decir, incluso, que en el Olympia, como se oye en 'All Of You', le silbarían a Coltrane en una de sus filigranas pasadas de rosca. Sí, solo quienes ahora podemos disfrutar de estos cuatro cedés podemos saber de aquellas trapacerías.

Miles había incorporado a Trane a su quinteto en 1955, es decir, en el inicio de su famosa época de los quintetos. Con él, y con Red Garland (piano), Paul Chambers (bajo) y Philly Joe Jones (batería), formó el primero, grabando 'The New Miles Davis Quintet' en aquel año triunfal de Newport, para después, yonqui perdido, darle suelta y no volver a llamarlo hasta cinco discos más tarde, es decir, para el icónico 'Round About Midnight'(1957), aprovechar tomas anteriores en dos ocasiones más ('Cooking'/1957 y 'Milestones'/1958) y definitivamente desembocar en 'Kind Of Blue' (1959), la penúltima vez que se verían las caras en un estudio. La última sería en 'Workig With The Miles Davis Quintet', en 1959, y un año después, tras volver de la gira europea que ahora rescata este pack, tal y como le había anunciado Trane, romperían definitivamente, los dos enfrentados, con el hígado hecho trizas, algún que otro puñetazo de Miles y definitivamente bañados en polvo de estrellas del jazz: los clubs se llenaban a diario con ellos e iban a verles desde Frank Sinatra a Marlon Brando, Liz Taylor o Ava Gardner, con la que Davis trabó amistad pero nunca, mujeriego hasta las trancas, llegó a acostarse, según cuenta interesadamente en sus memorias, pues fueron muchos bulos los que corrieron al respecto y quiso dejarlo claro. Ayudémosle modestamente desde este rincón…

Seguramente, en el mundo actual del jazz hay gente que sopla el saxo y la trompeta con la solvencia y rotundidad con que lo hizo aquel dúo prodigioso, pero aquí está el germen de todo lo que vino después, el encuentro de dos colosos cuyo genio y cuyas vidas aún siguen gravitando sobre el jazz. Las sesiones de aquella gira final han circulado de mil maneras por el mundo discográfico –piratas, ediciones pobres, otras mejor conseguidas..-, pero aquí, obviamente extractadas, suenan de forma excepcional, con un brillo especial y único. Hay quien asegura que este es el acontecimiento jazzístico del año. Pudiera ser. Hay mucha verdad y mucho oro en esta caja. El mismo Miles confesó en sus memorias que tocar con aquel grupo le producía escalofríos cada noche.







Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo