Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Vívelo con flores

No solo el jardín es un espacio vegetal. Papeles, tapicerías y cortinas pueden llenar nuestro hogar de naturaleza

Lo confesamos. Un trocito de nuestra alma es bastante gitana. Nos encanta la decoración basada en contrastes y colores, telas y estampados, pinturas y murales... La página de hoy no es apta para los amantes del blanco y la madera o los aficionados al estilo nórdico. Está dedicada a los que gustan de llevar un trocito de jardín al hogar, flores y motivos naturales que no tienen por qué ser siempre en macetas, a veces pueden ser inspiración de preciosas combinaciones decorativas.

Las opciones son amplias y para todos los gustos (y también nivel de valentía). Los que no quieran arriesgar tienen cojines y telas para vestir sofás o butacas, con estampados floridos que incluso se pueden cambiar con la estación. Los que quieran romper un poco más pueden colgar las telas de la pared, una opción cada vez más de moda, sobre todo desde que algunas webs de productos de bajo coste ofrecen grandes paños a precios asquibles. Pueden colgarse en el salón o utilizarse en el dormitorio encima del cabecero.

La tercera opción sería el papel pintado, que tras una veintena de años proscrito y vapuleado ha regresado con fuerza, con estampados muy vivos. Eso sí, aquí sí que dependerá mucho del dinero que nos queramos gastar, porque los motivos más atrayentes suelen ser siempre los más caros. Aún así, hay páginas web especializadas en papeles de estilo retro que dan un toque muy divertido y no cuestan excesivo dinero. Poner el papel además es muy fácil, ya que las colas apenas manchan y al ser muy húmedas dan tiempo de sobra de desplegarlo bien, ponerlo recto y dejarlo sin burbujas antes de que se seque.

¿Y la cuarta opción?El fresco. La pintura sobre pared. Esta es la más difícil y pocos tienen acceso a ella. Pero si alguien de la familia es un artista, adelante. No habrá casa más original.

Etiquetas
Comentarios