Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

La casita de los pájaros

Con cuatro maderas y un poco de tierra se pueden crear divertidos refugios para aves con un tejado vegetal. Plantas crasas que nos aportarán un toque diferente

Toda ayuda para los pájaros en las ciudades en poca. La contaminación, exceso de ruidos, ausencia de comida y falta de campos alrededor han diezmado la población de gorriones, por ejemplo. Tener una casita para pájaros con comida, o incluso un sencillo bebedero, puede significar la vida para algún pájaro en invierno.

Una bonita manualidad que hacer en familia la encontramos en el blog Rebecca's Bird Gardens (rebeccasbirdgardensblog.blogspot.com, que vende casitas para pájaros que incluyen un tejado especial donde pueden crecer las plantas. Es un kit que debe montarse en casa, pero que resulta sencillo. Se recomienda en el tejado poner algún material aislante, porque algún pájaro puede entrar en la casita para anidar y el agua de lluvia no será de su agrado.

Como tierra, hay que poner turba: no usar nunca tierra de jardín directamente, sino tierra de vivero, que está más suelta y oxigenada. Y ya en el vivero escoger distintas especies de plantas crasas. A ser posible, lo ideal sería plantar primero algún tipo de musgo, porque sus raíces sostendrán la tierra, asegurarán su humedad y la podredumbre lenta del musgo beneficiará el alimento. Una vez puesto un musgo (lo ideal es un musgo de turbera), ya se puede sostener todo el conjunto con un poco de alambre de gallinero (que venden en tiendas de manualidades). Se rellenan bien los huecos que queden y se plantan ya algunas crasas.

¿Por qué crasas? Porque requerirán muy poco riego. Hay que poner la casa en un lugar sombreado y fresco, y evitar regar directamente (se estropearía la madera y entraría el agua dentro). Mejor que sea con un vaporizador; llegado en verano, aplicar el agua por la noche. Y no tocar mucho la casa, si algún pájaro quiere vivir en ella querrá intimidad.

Etiquetas
Comentarios