Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

¿Qué pasa en la Francia musical de hoy?

Allá por lo sesenta, musicalmente, los Pirineos no existían, o cuando menos eran permeables como una cortina de tela fina. Johnny Hallyday, Sylvie Vartan, Françoise Hardy, Aznavour, Adamo, Juliette Gréco, Sheila, Dalida, Michel Polnareff, France Gall, Marie Laforêt, Richard Anthony, Les Surfs, Chistophe, Sacha Distel, Alain Barrière, Gilbert Becaud, Guy Mardel, Hervé Vilard, Claude François, Jacques Dutronc, Michel Delpech, Nino Ferrer, Antoine, Serge Gainsbourg, Jane Birkin… Una avalancha. Sus canciones llegaban a España con prontitud y asiduidad hasta el punto que podría decirse que se estaba a la hora de lo que ocurría en el pop francés de la época.

Luego la cosa empezó a declinar. En los 70, Laurent Voulzy inundó ondas y discotecas con su 'Rockcollection', Patrick Hernández machacó con 'Born To Be Alive', Francis Cabrel mató de romanticismo con 'Je l'aime á mourir'… mientras que en los cenáculos de la 'inteligentzia' se adoraba a Maxime Le Forestier y, no digamos, a Moustaki o Brassens mientras que Téléphone se convertía en el gran grupo nuevaolero que exportó Francia a media Europa.

En los 80 llegaron, entre otros, los magníficos Bernard Lavillier, Jean Patrick Capdevielle o Étienne Daho y grupos como Carte de Séjour, Indochine, Les Rita Mitsouko... en tanto que Vanesa Paradis tomaba el relevo de belleza ye-yé de los sesenta. En los noventa explotaron Mano Negra y Manu Chao y en este milenio los dos nombres más conocidos en España, por circunstancias diametralmente opuestas, han sido Dominique A y Carla Bruni, pero se ha perdido contacto con lo que se cuece musicalmente en la France. Y me pica la curiosidad.

¿Qué pasa en el país vecino, antaño gran suministrador de música no solo a España sino a Europa y otros continentes? Zapeo en los discos que el Rock&Folk reseña en cada número, concretamente en los tres últimos, de enero, febrero y marzo, y entiendo por qué el declive, o lo presiento…

Betty Bonifassi se mueve por aguas del viejo soul, el veterano cantautor Arnold Fourboust ofrece electro-pop confidencial de autor; Kent, con sus 18 álbumes de pop-rock melódico, sigue siendo el Poulidor de la música francesa; otro veterano, Rodolphe Burger, que se atreve con la gloriosa 'Days Of Pearly Spencer', canta con voz grave a lo Cohen/Gainsbourg; el dúo Cassius toma el sendero de Prince y la electrónica y llega a asociarse con Cat Power; Fishbach hace de chanteuse sintética; Oscar Nip se afilia al metal en su rama stoner; Dick Annegran, holandés afincado en la Galia, va de cantautor de guitarra de palo en plan 'libertario del mundo'; los viejos Les Wampas no se despegan de su fórmula pop-punk… y ahí está el incombustible Michel Polnareff en directo entonando aquella preciosa pieza pop 'La popupée que fait non' y, obviamente 'Love Me Please Love Me'.

También pericospeo con el Google y avisto nombres destacados, “que debo conocer y añadir a mi playlist”, según el prescriptor de turno. O sea, nombres como los de Dub Inc., Chinese Man, Les Ramoneurs de Menhirs, Marina Kaye, Black M, C2C, Indila, Maître Gims, Grand Corps Malad, Zaz, Kerry James o Cocoon.

Dos retratos, en fin, el del Rock&Folk y el de Google, de urgencia e incompletos, claro, pero reveladores –sospecho- de que nada nuevo o interesante ocurre al otro lado de los Pirineos.

Quizá Brand Old Sound, comentarista pertinaz y sustancioso en este blog, que vive en París, creo, pueda ofrecer una foto fija y fundamentada de lo que se cuece en la Francia musical de hoy. No sé si en la distancia, como tantas otras veces, discreparemos o convergeremos en la visión que yo tengo de esa foto: una foto insípida, incolora y digna de no traspasar fronteras; en cierto modo, algo parecido a lo que pasa en la Iberia Sumergida.

O sea, que ese placer que es para mí oír y leer en francés, y sobre todo escuchar canciones cantadas en la lengua de Molière, tiene que seguir enjaulado en los sesenta y algún pájaro de fuera como Capdevielle y su estupendo primer álbum de 1979 con su ramalazo dylan-springsteeniano del que extraigo una de sus canciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión