Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Tras la pista del jardín botánico

Jardín-Botánico-de-Zaragoza
Jardín-Botánico-de-Zaragoza

La mala suerte ha hecho que Zaragoza no disponga de un arboretum antiguo, aunque ha tenido pequeños jardines

Algunas ciudades más afortunadas tienen un antiguo jardín botánico, de grandes ejemplares y curiosos rincones. No es el caso de Zaragoza, donde la falta de interés, las guerras o la mala suerte la obligaron a esperar casi 2.000 años hasta disponer de un enorme espacio dedicado a las plantas.

El primer jardín botánico registrado estaba en la Aljafería, centro cultural donde se reunían sabios como Al Hamar, que en el siglo X ya describía la naturaleza de la creación, o Avempace, que estudió botánica y comentaba las plantas de Aristóteles. La Reconquista truncó ese esplendor y la botánica quedó reducida en Europa a los monasterios hasta la Ilustración. En Zaragoza, la Sociedad Aragonesa de Amigos del País impulsó en 1777 la creación de un jardín que se plantaría en el convento de Santa Catalina, en la actual calle de San Miguel. Quedó en la ruina con la guerra de la Independencia y, a pesar de que los franceses querían reconstruirlo, no hubo tiempo. Aunque volvió a trabajarse en él en el siglo XVIII, hasta el XX no se creó uno en la Facultad de Medicina.

El conocido jardín botánico del Parque Grande es reciente, de los setenta. Y aunque pequeño, es muy curioso. Más amplio es el espacio de Ranillas, el actual jardín botánico. Ojalá dure.

LA HISTORIA  

EMPEZÓ EN LA ALJAFERÍA.  

Se sabe que hubo un jardín en la Zaragoza árabe y sabios como Al Hammar mostraron en el siglo X la importancia de ordenar los vegetales. La Reconquista truncó el esplendor.

EN UN CONVENTO DE SAN MIGUEL... 

Los ilustrados impulsan en 1777 la creación de un jardín medicinal en el convento de las Monjas de Santa Catalina, en la actual calle de San Miguel. Se destruyó en los Sitios.

EN LA FACULTAD DE MEDICINA 

Los franceses quisieron reconstruir el jardín, pero se marcharon antes. Se reconstruye el de San Miguel y ya en el siglo XX pasa a la trasera de la Facultad de Medicina.

UN JARDÍN EN RUISEÑORES 

También había otro arboretum de menor tamaño pero muy curioso en el paseo de Ruiseñores, pero fue reconvertido en 1959 en el instituto femenino de Miguel Servet.

LLEGA AL PARQUE GRANDE 

En 1972 un grupo de jubilados colabora en la plantación de las primeras especies del arboreto en el Parque Grande. 25.000 metros cuadrados muy bien aprovechados.

DESTINO FINAL: RANILLAS 

Con la Expo se construyó el precioso parque del Agua en Ranillas, un jardín botánico en sí, que se distribuye por paisajes y con interesantes ejemplares de bambú o iris.

Etiquetas
Comentarios