Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Feliz Navidad con Elvis

Llamadme carca, conservador, cursi…, pero me gusta la Navidad. Y los villancicos. Con uno de ellos, como he hecho otros años, quería felicitar estas fiestas a todos aquellos que se pasan por este blog. Quería hacerlo con uno de este año, de cosecha reciente..., veo a una angelical Ellie Goulding cantando 'O Holy Night', a las resucitadas Sleater Kinney aporreando con su habitual crudeza lo-fi 'Merry Christmas', a Mo entonar delicadamente 'New Year's Eve', al insólito tándem Kylie Minogue-Mumford & Sons con 'All I Want For Christmas Is You', a los oscuros The Darkness con 'I Am Santa' e incluso a Springsteen con Paul McCartney dándole hace unos días al consabido 'Santa Claus Is Coming To Town' en el Saturday Night Live' televisivo…, pero no me convencen. Esta audiencia merece algo más selecto…

Y decido regresar a lo clásico, a algo con pedigrí, con garantías. ¿Y quién mejor? Elvis, claro. Fue el Rey del rock'n'roll, pero también de otras muchas cosas, entre ellas, los villancicos. A Elvis no le gustaba la Navidad, le enloquecía. Desde el primer momento que se instaló en Graceland, en 1957, adornaba salones, escaleras, pasillos, jardines, fachada… con toda clase motivos navideños e incluso con grandes letreros luminosos en el exterior, deseando felicidad a todos. Atavismo de su niñez y de unos padres creyentes.

Y fue el artista que más cantó a la Navidad. En 1957, el que fuera su tercer LP oficial, lo dedicó a los villancicos. Lo llamó 'Elvis' Christmas Album' y se vendió como churros, hasta el punto que, con sus sucesivas reediciones, es el disco navideño más vendido de la historia. En 1971 volvió a llenar otro álbum de peladillas navideñas ('Elvis Sings The Wonderful World Of Christmas') y en su triunfal 'come back' del 68 no se olvidó de los villancicos. Vestido de cuero y con el flequillo cayéndole sobre la frente, sonriente y simpático, humorado, y en el primer unplugged de la historia, abordó el par de 'carolans' que dejo a continuación: pura delicia y sencillez navideña embutida en cuero negro y, claro, una voz y un carisma fuera de serie. Para el público femenino, dejo el juicio físico, pero hay quien asegura que es el rostro masculino más guapo de la historia del rock. Este clip, aparte de su aire navideño, sigue arrancando suspiros.

Que paséis una Navidad feliz, familiar, saludable, con excelentes viandas, regalitos, espumillón, lucecitas, arbolitos, estrellas, villancicos… y todo lo típico de estas fechas. Como le gustaba a Elvis (y a mí). Y, por supuesto, con buena música…

Ah, y sin mucha politiquería, aunque el momento achuche a ello.

Etiquetas
Comentarios