Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Más de Amaral

Hoy domingo, en Heraldo, publico una larga entrevista de dos páginas con Amaral. En ella, Eva y Juan hablan profusamente de su nuevo disco -'Nocturnal', que se publica en unos días, concretamente, el próximo viernes, día 30-, repasando las canciones una a una y dando detalles de la grabación y de la gestación del álbum así como de la gira planeada para el año que viene. Pese a tan extenso espacio, el periódico no es un chicle que se pueda extender como una entrada en este blog, por lo que algunas cuestiones y sus respuestas correspondientes han quedado fuera. Como ya doy aviso en el mismo papel, recojo aquí esas cuestiones que quedaron fuera. Ya lo siento, el no poder reproducir completa toda la entrevista en el periódico y pido disculpas a Eva y Juan y, cómo no, a los lectores, pero cuando en una botella cabe un solo litro no hay forma humana de meter otro más. El disco, como ya dije en un comentario del blog, es extraordinario, con las raíces muy bien hundidas en el mundo amaraliano pero con nuevos y reconfortantes sonidos y enfoques. A poco que alguien disfrute de ese mundo, creo que le va a encantar.

Hay quien exige a los artistas no la evolución sino la revolución a la hora de plantearse un disco nuevo. ¿Por qué esta obsesión de determinada gente y críticos e incluso de algunos artistas por la revolución y no la evolución? De tener obligatoriamente que levantar sobre viejos pilares nuevos templos. ¿No bastan las buenas canciones? Caso reciente: U2, que siguen haciendo buenas canciones dentro de su estilo definidísimo, y, sin embargo, en un periódico se ha leído que su música es ya irrelevante, esclerotizada… ¿Habéis notado ese peso a lo largo de la grabación del disco?

Eva: Los artistas a los que admiramos desde niños, artistas con muchos más años de carrera y muchos más discos en su haber que nosotros, han pasado por fases muy distintas, unas veces fruto de la evolución y otras fruto de una necesidad vital de reinvención. Nosotros todavía tenemos mucho camino por andar en ese sentido y somos más partidarios de la evolución en nuestro caso. De incorporar y asimilar influencias a nuestro sonido de manera natural.

Ha habido un picoteo en el folk-rock británico de los setenta… Creo que es una debilidad amaraliana…

Juan: Yo crecí escuchando rock como casi todos mis amigos pero también alucinaba con la música de raíz que venía de Irlanda, Galicia, Asturias o la Bretaña. Eso me marco y forma parte de mi manera de tocar la guitarra.

En 'Lo que nos mantiene unidos' hay una guitarra algo 'valdiviana' como la hay en 'Laberintos'… ¿pura casualidad u homenaje subliminal?

Juan: Si algo de lo que he grabado te recuerda a Juan me siento honrado. Pienso que es un gran músico y que grabó unas guitarras maravillosas. Le admiro muchísimo. Cuando empezábamos a tocar evité a propósito utilizar efectos que él usaba, especialmente el chorus porque quería que mi banda se alejara totalmente del sonido de un grupo tan popular como Héroes. Es justo lo contrario de lo que pasaba en la ciudad. Florecieron cientos de imitadores de HdS y a mí me hacía gracia. Ahora utilizo chorus, flangers y todo lo que caiga en mis manos sin preocuparme de nada porque creo que tenemos una identidad propia. Sigo admirando a guitarristas de décadas pasadas como Johnny Marr o Bernard Butler y bandas como Ride, My Bloody Valentine o The House of Love. El tiempo los ha convertido en clásicos. Casi nunca los escucho porque me los sé de memoria, escucho música clásica, música electrónica, hip hop y música acústica pero los guitarristas de The Smiths, R.E.M. y The Beatles son los que me hicieron empezar a tocar. Me ha hecho ilusión que veas influencia de Juan Valdivia en algunas guitarras. Le vi tocar muchas veces. La última vez que hablamos fue en un concierto de Paco de Lucía en Sos del Rey Católico. Me encantaría verlo de nuevo y tocar juntos.

Hay momentos de rock, no desaforado, pero sí contundente, caso de '500 vidas', 'Laberintos' o 'Llévame muy lejos?, especialmente por el peso de las guitarras, el bajo y la batería. ¿Había una intención previa de dejar una impronta muy rockera en este álbum?

Juan: La verdad es que no había ninguna idea preconcebida. Ha salido todo de una forma muy impulsiva.

En 'Cazador' aflora una veta de pop-rock-funk ochentero bailable que lleva a Talking Heads… y no sé si a 'Unidos' de Parálisis, en los versos finales de Eva… ¿Resulta difícil quitarse de encima aquellos años?

Parálisis era un gran grupo. En el caso de cazador la idea era combinar una base completamente electrónica con guitarras eléctricas. Hemos escuchado mucha música de ese tipo últimamente sobre todo porque Eva pincha con un amigo nuestro a veces y en las sesiones que hacen suenan este tipo de sonidos. Al final lo que ocurre es que todo lo que escuchas deja su huella en lo que tocas.

Básicamente todo está grabado en vuestro estudio, con un sonido limpísimo. ¿Ya no es necesario ir a Abbey Road?

No es necesario ir un gran estudio. El mejor sistema de grabación cabe hoy en día en el dormitorio de cualquier guitarrista. Solo hay que utilizar la imaginación para llegar hasta el sonido que quieres. La revolución digital lo ha cambiado todo, la manera de hacer cine, música, las comunicaciones, el periodismo, la medicina,…etc

Sin embargo, la masterización la habéis encargado en Estados Unidos.

Sí, Queríamos que la mezcla final tuviera un sonido muy concreto y por eso la hizo una persona muy concreta allí.

¿Hasta qué punto era importante esa fase en la grabación del disco?

Creemos que es una fase final muy importante. Sería difícil de explicar para los que nos leen pero es importante para que el disco suene bien en cualquier lugar. Un teléfono móvil, un equipo hi fi, un ordenador o una radio…

A continuación el vídeo y las dos canciones, de las catorce en total que contiene el disco, que se han dado a conocer hasta ahora:

Etiquetas
Comentarios