Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Un festín para las abejas

Imagen 014-69-baile-de-tarde-2014-07-22
Imagen 014-69-baile-de-tarde-2014-07-22

Se pueden elegir las flores para que creen contrastes, para sentirnos más cerca de la naturaleza..., pero una campaña anima a elegir las preferidas de las abejas, para salvar al mayor número de estos insectos

No está siendo un buen inicio de milenio para las abejas ni los polinizadores en general. Ya sea porque hay un virus que las hace enfermar, porque sucumben ante especies exóticas, porque la contaminación las debilita..., y hay teorías de que son las ondas electromagnéticas las que interfieren en su delicado sentido de la orientación. Y ya se nota la falta de estos insectos, no se ven tantas abejas como antes, los agricultores advierten de que la polinización no siempre se consigue, y hay cultivos en el Levante que deben ser polinizados con pistolas especiales. El ser humano es tan tonto que está a punto de perder esa mano de obra gratuita y de la que tanto dependemos. "Algo inventarán para solucionarlo", decía un amigo, optimista por naturaleza y convendido de la capacidad tecnológica del ser humano. Y citaba el proyecto israelí de fabricar árboles artificales para purificar la atmósfera. La sola idea de matar lo natural para crear un sustituto artificial es absurda.

Pero los jardineros podemos poner nuestro grano de arena para revertir esta tendencia, y es apoyar a las abejas que se acercan a los balcones y terrazas. Los que disponen de jardín o viven en el campo aún pueden ayudar más, y aceptar como visitantes deseados los insectos que acudan a las plantas. La oenegé chilena Plan Bee ha creado un mapa del país en el que recomienda en cada zona qué flor plantar para conseguir un jardín bonito y ayudar a los insectos. Lo mismo podría hacerse en España, aunque por ahora nosotros nos centraremos en Aragón. Y sorprende que las plantas que atraen a las abejas, por ejemplo el cardo mariano ('Silybum marianum', son las más sencillas y resistentes. También gustan de las flores del moral, de las rosas silvestres, de la lavanda, el tomillo o el romero. Gustan muchísimo de la flor del tomate, acuden encantadas a saborear el néctar de cítricos, y se emborrachan en septiembre con la flor de la hierbabuena y el sándalo.

Un jardín donde abundan estas plantas puede estar además salpicado de compuestas (margaritas, crisantemos...), trepadoras como la madreselva y el jazmín... Ysobre todo evitar insecticidas dañinos para los insectos. No nos damos cuenta, pero a veces arrasamos toda la vida natural que reside en nuestro rincón por el simple hecho de fumigar con un producto inadecuado. Lo mejor es elegir marcas ecológicas.

Etiquetas
Comentarios