Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Ramos que inspiran

Imagen !cid_ii_14d75aa1362bff77
Imagen !cid_ii_14d75aa1362bff77

Las novedades Más allá de la orquídea o la rosa, los adornos de boda se llenan ahora del color de la dalia, la peonía o la gerbera.

La peonía, la hortensia, la gerbera y la dalia han desbancado a la gardenia y la rosa como protagonistas en los ramos de novia. En la floristería La Moderna, de la calle Jussepe Martínez, 3, en Zaragoza, se elaboran estos días los ramos de muchas novias "y la tendencia es a crearlos con más color. Antes eran blancos con toques de verde, y ahora pueden entrar otros colores. Y no solo en las ceremonias civiles, también en las religiosas", explica Irene Soria. "También ha cambiado la forma del ramo, ya no es la típica forma de bola, ahora se opta por estructuras más sencillas y silvestres".

Destaca en las tendencias la paniculata, pequeñas flores que hasta ahora servían solo de acompañamiento pero que ya se han convertido en protagonistas para novias que prefieren la sencillez. "Y sobre todo trabajamos mucho con la peonía, porque es una flor preciosa, grande y muy llamativa, que viene en una gran cama de colores". Al igual que la dalia, que sirve para poner la nota de color en un conjunto de rosas y brunias, o la gerbera, que acompañada de la paniculata puede crear un 'bouquet' original. Y la tendencia más llamativa de este año es la de prescindir de ramo de novia y decantarse por un brazalete, "porque es más cómodo y en ceremonias civiles resulta muy adecuado", señala Soria, que trabaja con diferentes técnicas en la elaboración de ramos. Una de las más solicitadas es la liofilización, que consiste en retirar de las flores todo el agua y dejar solo la estructura. "Así se preserva la flor y la novia la puede guardar como recuerdo. El aspecto es igual de natural que el de un ramo convencional".

Etiquetas
Comentarios