Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Adiós al Roscón Rock

Ayer, festividad de San Valero y como marca el dicho, el cierzo ventoseó Zaragoza de lo lindo y se llevó el Roscón Rock. No deja de ser una pena la cancelación de una iniciativa tan original y atinada como esta, pero lo cierto es que hacía tiempo que llevaba dando signos de agotamiento e incluso de degradación de su idea primigenia, fundamentalmente desde que el Ayuntamiento lo absorbió como acto festivo del día en una de las incongruencias mayores que se hayan visto. ¿Cómo es posible que aquél contra el que fundamentalmente se protesta, aunque haya más entidades señaladas, te eche la mano por el hombro y se convierta poco menos que en mecenas mientras a cambio te da unas migajas y sobre todo no solventa los problemas por los que protestas? Hay que imaginar un alzamiento de voz así ante un conflicto laboral en una empresa, aunque sean similitudes exageradas: un acto incoherente, imposible.

Pero ha habido muchas más razones para que el cierzo se haya llevado el Roscón. Carlos Morte, su organizador, las resume para este blog, y se entiende su postura. Esto es lo que alega:

“En realidad, no es que se haya cancelado, simplemente, yo he dejado de organizarlo, y nadie ha tomado el relevo. El primer año lo organizó ACMMA, y el segundo Luis con un montón de músicos que venían de ahí, a los que yo me uní a ellos para ayudarles. Si el tercer año no me hubiese encargado yo de organizarlo, ahí se habría acabado la historia, pero seguí al frente durante los últimos 8 años, los primeros con ayuda, que iba disminuyendo cada año, hasta que ya los últimos lo tuve que sacar adelante yo solo...

Hace dos años ya tomé la determinación de dejar de organizarlo, lo avisé a los grupos que participaron en dicha edición, y animé a que alguien se pusiera al frente, para ayudarle en esos años, pero no hubo suerte. El año pasado, comuniqué que lo dejaba por distintos medios, sobre todo a los 318 grupos que habían participado en alguna edición, al fín y al cabo, ellos han sido los protagonistas y los verdaderamente importantes. En este foro público, también publiqué el escrito donde lo anunciaba.

Puedo explicar algunos de los motivos que me llevaron a dejarlo, que han sido unos cuantos. Expondré los más significativos:

- El que más valoré fue todo el tiempo que estaba invirtiendo en los demás, del que además no sacaba un beneficio propio, y que podría dedicar a mi gente y a mi grupo, Segunda Piel. De normal no tengo tiempo para nada, y ya estaba en el límite de no poder llegar a tiempo a prepararlo.

- El segundo, todas las críticas destructivas (también las hubo constructivas, pero esas venían bien), y las faltas de respeto, alguna incluso grave, por parte de músicos, gente anónima, y alguno que otro que se escondía bajo seudónimos anónimos recién creados (no todos se atreven a dar la cara y decir lo que piensan abiertamente). Me cansé de aguantar a ese tipo de gente que solo buscaba destruir. Es mejor no hacer nada.

- Había grupos o músicos, que por tener un poquito de nombre, o veteranía, se creen que están en un nivel superior, que tienen que tocar en un mega-escenario con el mejor equipo de sonido, cuando lo que tenían que haber hecho es ayudar a los grupos que estaban empezando y aportarles su experiencia. No se dan cuenta que ninguno somos nada, que nuestro techo ya lo hemos alcanzado, y que la única manera de superarlo es ayudar a los que empiezan para que sean ellos los que lo superen.

- Los grupos que se apuntaban por tocar y no les importaba el sentido ni el porqué salíamos a la calle a protestar. Esto ayudó también a que muchas veces, no supimos, o no conseguimos transmitir el mensaje del porqué estábamos en la calle protestando, o de que esto lo organizábamos los músicos que participaban.

- Los políticos... Puedo decir que son de distintos colores aunque sean todos iguales, que les gusta hacerse fotos, que suelen recibirte, pero casi nunca te escuchan, y no suelen actuar con lo que te dicen. A sus hechos (o no hechos) de los últimos años me remito. Ah!! Y uno de ellos, el año pasado se estuvo mofando de todos nosotros, lo hizo en mi cara delante de toda la "Mesa de la Música", para mí, tanto él como todo su partido perdió toda credibilidad en ese mismo momento…

- Y luego, esto repercutía también negativamente en mi grupo musical. Al menos con lo que respecta a Aragón Radio, la radio autonómica que pagamos todos. Desde el Roscón Rock siempre hemos hecho críticas constructivas o solicitudes de mejoras en todos los sectores, y este no fue uno menos, pero como yo era la cabeza visible y quien decía las cosas, pues imagino que eso no debe sentar bien. En los últimos 4 años sólo han querido poner nuestra música en 2 ocasiones, pese a haber estado activos, generado noticias, realizado conciertos importantes, y habiéndoles pasado material nuevo que nunca hasta la fecha han emitido. El último, se lo mandamos el pasado noviembre, perteneciente a nuestro nuevo EP "Daltónico", y, hoy por hoy, sigue sin sonar. Que cada uno piense lo que quiera. Ya les pedí explicaciones de por qué actuaban así con nosotros, y lo que me dijeron no tuvo desperdicio. Al fin y al cabo, yo no soy NADIE para pedir a una emisora pública que suene un grupo aragonés, ¿no?

He tenido muchas satisfacciones, mucha gente que me ha ido ayudando a lo largo de estos años, muchos grupos y gente que me ha dado las gracias por lo que hacía, muchos objetivos conseguidos, pero al mirar la balanza... ya no me compensaba. Aunque sea impagable lo que se siente cuando concluía la jornada del 29 y con cada una de las cosas que se conseguían.

Tras estas explicaciones, y pese a todo, Morte considera que el Roscón ha sido un éxito, no un fracaso. “No tengo ninguna duda, desde el momento en que se ha conseguido mejorar un solo punto de los que hemos pedido estos años, que ya es un éxito. Además de todos los grupos que han participado, 318 distintos, y muchos de ellos repitieron, o la cantidad de gente que nos arropaba cada año, las calles estaban llenas de música y de público (eso haría falta en las salas), grupos que comenzaron ahí y después se han ido haciendo grandes, la camaradería que por norma general había siempre entre todos los músicos... Se han conseguido mejorar muchas cosas, así que me siento muy orgulloso de todo, porque yo he ayudado a ello, al igual que los que comenzaron esta historia, o cada uno que ha participado, o que lo ha anunciado, o que han apoyado la causa. Entre todos lo hicimos, y UNIDOS PODEMOS CONSEGUIR LO QUE QUERAMOS, todos los músicos, da igual lo que toquemos o cómo seamos, todos deberíamos estar unidos para mejorar las cosas”.

Interesa la opinión al respecto de uno de sus principales impulsores iniciales, de Luis Wasabi, quien asegura: “Ni frustración ni pena, yo lo resumiría en que la mitad de su vida, más o menos, funcionó bien y después perdió interés; es algo yo creo que lógico. También creo que al principio era algo organizado por mucha gente, y después sólo se quedó una persona, la fórmula no varió mucho, acciones un tanto discutibles, no sé, de todo un poco, yo creo que ha durado mucho y que le ha sobrado la mitad de su existencia, yo al menos en el momento que hubiera captado hostilidad o indiferencia al proyecto lo hubiera cerrado, no obstante he de reconocer que Morte ha tragado un montón de mierda y ahí ha estado, habrá acertado y se habrá equivocado pero el tío ha sido erre que erre. Lo valoro de forma muy positiva, nació de mano de la generación anterior de grupos que le pusieron mucha ilusión y funcionó, mucha gente se lo trabajó y es un mérito haberlo llevado hasta aquí, yo no habría sido capaz”.

En fin, RIP. La idea, ya digo, sobre todo, en sus comienzos, era tan insólita como positiva y estimulante. Si al menos se ha conseguido alguno de los objetivos planteados, pues, en efecto, habrá merecido la pena. Otra cosa es que el panorama siga pintando oscuro para aquellos que quieran hacer música en esta ciudad. No sé, por ejemplo, si algo tan necesario y evidente como que los grupos tengan posibilidad de tocar en los centros cívicos o de si hay acceso fácil al estudio de grabación municipal se ha conseguido. Igualmente si el Ayuntamiento cuenta con ellos en la medida que debe contar con ellos en sus 'grandes' programaciones, la del Pilar fundamentalmente. Para mí que, al final, con la absorción del Roscón como acto festivo y no reivindicativo, y pese a algún objetivo conseguido, el Ayuntamiento le ha doblado el pulso a los grupos y de camino a la música zaragozana. Vamos, que el polémico concejal Blasco habrá respirado hondo. Un marrón que se quita de encima, aunque parece que ha hablado de celebrar el Roscón el 21 de junio. ¿Qué será? ¿El Helado del verano? ¿La fiesta rockera del solsticio? ¿Quién lo va a organizar? ¿Él mismo para protestar contra sí mismo? Ideícas para cubrirse la espalda, y más en año electoral. Ya veremos lo que ocurre.

Y, por cierto, asumida la integración del Roscón en los actos festivos, y habiendo faltado este año la actividad, vaya programica tan rácano y desustanciado que se marcó ayer el concejal, más si se mira al pasado y a aquellos granados conciertos de la víspera de la fiesta en el pabellón Francés, en la carpa de la calle Moret… Ayer, los cabezudos, el tragachicos…, y vale. ¿Para esto o para unas fiestas del Pilar inaceptablemente, y contra los mismos principios socialistas, entregadas en lo musical y en otras parcelas al sector privado, es necesaria una concejalía de Cultura y Festejos y pagarle a su responsable en torno a los 70.000 euros anuales, o por ahí? Crisis, crisis, crisis…, ¿pero qué crisis?, se preguntaban Supertramp. Y se pregunta el vecindario.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión