Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Flores incluso en las heladas

Con algunos trucos y un poco de idea, se puede tener un jardín o terraza floridos durante todo el año. Solo hay que elegir bien las plantas, alargar su vida con pequeños cuidados y saber cómo escalonar su crecimiento

Los jardineros que han sabido elegir tienen ahora en flor un buen montón de parterres, y así estarán hasta diciembre. Tajetes, portulacas, petunias, campanillas, crisantemos, margaritas... Pero no es difícil que las flores nos acompañen incluso los 12 meses del año, solo hay que seguir unos sencillos pasos.

1. Aprender a escalonar

No hay que comprar todas las flores de golpe, tampoco dejarse llevar por esas tan, tan, tan bonitas, y llenar los rincones de la misma variedad. Es mejor visitar a menudo el vivero y comprar esta u otra flor, y adquirir sobre todo aquellas que florecen profusamente y durante semanas.

2. Jugar con los frutos

Hay arbustos cuyos frutos son tan luminosos y agradables que se pueden cultivar solo por disfrutar de su aspecto en otoño. Así, destaca la piracanta, el cotoneáster, el pitósporo... Incluso las cortezas de los árboles cambian con las estaciones (sauces, eucaliptos...).

3. Apostar por las anuales

Las flores de temporada son muy bonitas, pero las que duran año tras año son un valor seguro. Así, en ningún jardín deberían faltar las margaritas, los geráneos o los crisantemos. Si se cultivan en maceta, se pueden mover en verano y colocar en rincones para iluminarlos; en invierno, variedades como las euriops florecerán durante semanas, con grandes flores amarillas.

4. Arbustos invernales

Si se tiene buena mano para las plantas, hay que rendirste a la belleza de las camelias, con sus flores de invierno y su aspecto tan sugerente. Gustan de la tierra ácida por lo que, si no se desea andar arreglando el ph del terreno, quizá es mejor optar por otras más sencillas como la mahonia.

5. Cuidar de los macizos

Una cosa es gustar de la jardinería sencilla y otra abandonar los parterres. Si se pinzan las ramas que ya han florecido y se retiran las flores secas se alargará considerablemente el periodo de floración. Un ejemplo: una petunia que no se cuida tiene una vida de mes y medio, pero si se retiran sus flores y se poda a mitad del verano, podrá alargar su vida hasta finales de noviembre.

6. El universo de los bulbos

Quien desee disfrutar de las flores en los meses más intempestivos tiene en los bulbos su mejor aliado. Los de primavera, si se plantan a primeros de otoño, saldrán en los meses más grises, y algunos como el jacinto incluso en Navidad. Lo mismo para los de otoño: crocus, azucenas...

7. Aprender a combinar

No hay nada más triste que un parterre con una única especie. Vale más equivocarse y que unas acaben engullendo el espacio de las otras que tener ante nuestros ojos un espectáculo tan aburrido. Ahora que llega el invierno, en lugar de llenarlo todo de pensamientos, se puede añadir aquí y allá algún brezo, una caléndula...

8. Dar buen alimento

Ningún jardín estará florido si la tierra está ya agotada. En un terreno, hay que añadir compost cada año. En macetas, fertilizante.

Etiquetas
Comentarios