Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

El problema de la tierra

IMG_3850
IMG_3850

Calidades   La calidad del sustrato que elijamos para las macetas influirá (y mucho)en el aspecto final. A peor calidad, más agua desperdiciaremos, peor aspecto tendrán las plantas y más posibilidades habrá de enfermedades

Esta semana nos escribió un lector consultándonos una duda sobre su terraza. Tiene varios recipientes y ha comprobado durante el verano que se perdía mucha agua por el 'pitorro' inferior de la maceta. Y cuando ha ido a trasplantar una de ellas vio que la parte central del sustrato estaba seca. "Parece que el agua apenas empapaba la parte superior y se escurría por los bordes para perderse después". ¿Por qué le ha sucedido esto? El sustrato que utilizamos para cultivar las plantas es esencial. Una cosa es tener una macetita y utilizar la tierra que venden en los bazares de 'todo a un euro', y otra recurrir a sustratos malos para crear con ellos un pequeño jardín. La tierra ha de ser negra, a ser posible con una buena cantidad de turba, y si es de una buena marca estaremos seguros de que contiene los minerales suficientes y que la estructura es la adecuada. No siempre está el problema relacionado con el precio, a veces es el propio jardinero el que desconoce los diferentes tipos de tierra y compra la fina y compacta, que se utiliza sobre todo para siembra directa en el suelo, o bien la típica 'tierra vegetal', que se vende como 'compost'.

Mejorar la tierra

Si hemos metido la pata (que suele ocurrir), eso no significa tener que hacer el zancocho de vaciar todas las macetas y rellenarlas de nuevo, con las molestias y el dineral que eso supone. Basta con comprar humus de lombriz o aprovechar un poco de estiércol que nos puedan vender de algún campo de alrededor (si se pregunta a algún usuario de huerto, seguro que conoce quien los vende por sacos). Se añade en la parte superior, se deja que pase el invierno, y la estructura de la tierra irá cambiando para tener la porosidad perfecta. El estiércol y el humus es una maravilla, el remedio casi universal para recuperar los suelos, no solo en su estructura (para que los gránulos de tierra se empapen de agua y quede húmeda), también para que las plantas tengan alimento. Ese estiércol será igual de bueno si tenemos un terreno, y aún más si disponemos de un pequeño huerto. Pero los hortelanos, la mayoría, ya saben de su importancia.

Macetas en buen estado

Es cierto también que el problema puede residir en la maceta en sí. Si disponemos de recipientes de arcilla o de cerámica, quizá no hayamos detectado que se ha abierto una brecha en un lateral. De ser así, se estará perdiendo casi toda el agua por esa abertura y la planta apenas dispondrá para beber. Otras veces suece que el 'pitorro' inferior, ese agujero que tienen las macetas para dejar salir el agua y evitar encharcamientos, es demasiado grande. Yeso se soluciona con grava. Siempre es importante al trasplantar una planta añadir un poco de grava en su parte inferior:regula bien la cantidad de líquido que sale.

Finalmente, importa mucho cuándo se riega:nunca ha de hacerse a mediodía en verano, siempre por la mañana o la noche.

Etiquetas
Comentarios