Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

¡Aquellos discos de 2013!

Ayer volví a la carga con la página sabatina de discos en el Heraldo. Tras el paréntesis navideño, hice mi acostumbrado y personal balance del 2013, sin recurrir al tópico de 'los mejores del año'. Hace ya bastante tiempo que me di cuenta de que esas listas y balances, hechos de forma tan categórica, son imposibles o cuando menos discutibles. ¿Cómo medir si un disco es mejor que otro, y más cuando la aguja del contador se mueve en niveles altos, fuera de los parámetros más comerciales? ¿Cómo atreverse a seleccionar los 10, 15, 30, 50… 'mejores discos del año' ante la avalancha de ediciones que llegan al mercado cada 365 días y a las que no hay posibilidad ni oído humano que las abarque?

Por ello, mi balance se limita a recordar lo que me dejó en la memoria el año ya empaquetado en el cerebro, pese a su término tan reciente, como un año más de los 80 o los 90 o de cualquier otra década vivida, que el tiempo iguala el pasado; aquellas noticias y, sobre todo, aquellos discos que me 'tocaron' y que sé que dentro de tres años más, o cuando toque, voy a escuchar con sumo agrado. Mis favoritos. ¡Aquellos discos de 2013!

Dado el espacio limitado y, por aquello de adaptarme a la maqueta habitual de la página, he seleccionado 15 globales y 15 específicamente aragoneses. Resulta obvio que, sobre todo, en el primer apartado la lista puede estirarse como el chiclé hasta alcanzar el medio centenar como poco, pero manda, como digo, el espacio y también la cautela y la exigencia para no cargar en exceso las alforjas para el viaje al recuerdo.

Selecciono también un par de reediciones que considero sobresalientes y así mismo inserto los 10 discos más vendidos en España, según elaboración propia sobre catas realizadas en las listas semanales de Promusicae, que considero (los discos) menos sobresalientes, por no acudir a otra expresión más venenosa.

Insisto en que no se trata de una lista de absolutos sino de gustos personales y de valoración musical. Para mí, sin darme cuenta hasta su término, el 2013 fue un año 'psicodélico', con un buen puñado de discos del género. Mi primera elección es y será de esos discos que no me cansaré nunca de oír. Nadie la ha colocado ni tan siquiera en puestos de honor, mais je m'en fous, es lo que a mí personalmente me dicta mi oído y mi gusto, que huye de rarezas y excentricidades (¡qué le vamos a hacer!, no tengo paciencia para soportar a unos agresivos ZA!, por ejemplo, que una conocida revista española ha colocado como dueños del mejor álbum nacional!; allá sus colaboradores con sus gustos y filias. No son las mías).

Si tanto el primer disco de la selección, como algunos más de la lista, coinciden con el gusto de algunos de quienes leen este blog (ay, que sé que al menos uno, nosferatu, va a aplaudir), pues miel sobre hojuelas; y si no, pues tranquilidad en los tocadiscos y en cada casa. Sobre gustos, ya se sabe… Es más, que cada cual aporte sus favoritos. La puerta de este blog, no hace falta recordarlo, pero por si acaso, siempre está abierta para discrepar o concordar sanamente.

(Pincha aquí para ver la página de discos del Heraldo de ayer sábado 18, donde aparece el resumen del 2013).

Etiquetas
Comentarios