Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Petula Clark, el pop ¡a los 81 años!

http://www.youtube.com/watch?v=wevXlPU8jg4

Voy con una antigualla, con una entrañable antigualla. Diría también que una sorprendente antigualla. En 1964, Petula Clark lanzó al mercado la canción 'Downtown', embutida en uno de aquellos delicioso EP's de los sesenta, junto a 'Thank You', 'Baby It's Me' y 'True Love'. El Swingin London, las minifaldas, el yeyeísmo y las cantantes femeninas británicas –Sandie Shaw, Lulu, Dusty Springfield, …- empezaban su fulgurante ascenso por el cielo pop y 'Downtown' era uno de sus primeros y grandísimos destellos.

Una canción pop perfecta: arreglos spectorianos, con aquellos murallones de sonido, crescendos emocionantes, orquesta, violines, trompetas en ebullición, coros celestiales, melodía penetrante… y la dulce voz de la inglesita haciendo un panegírico del centro de las ciudades inglesas, esos centros tan vitales durante los días laborables y desiertos hasta lo fantasmagórico en los fines de semana.

La canción prendió de inmediato. No solo en Inglaterra, donde fue número 1, sino que enseguida se propaló como la pólvora por el continente europeo y por los mismos USA, donde también alcanzó el número 1. Petula hizo, como se implantó en los sesenta, versiones en alemán, francés e italiano y en España no fueron pocas las yeyés las que acudieron a esta maravilla para explotar sus repertorios. Su nombre quedó grabado en la memoria del pop femenino de los sesenta. Y lo más fantástico: con una sola canción.

Tras ella, tras el celebérrimo 'Downtown', a Petula se le perdió la estela, al menos en España, donde ya no volvió a las listas o al hit parade, como aquí se decía con una modernidad paleta de calcetín roto. Lo que no significa que desapareciera. Todo lo contrario.

Digamos que era una yeyé de edad tardía. Nacida en 1932 en Epsom (Inglaterra), cuando grabó 'Downtown', pieza de su compositor y productor de cabecera, Tony Hatch, ya tenía 32 primaveras. Antes, desde los siete años, entre programas de radio, películas, canciones para animar a las tropas británicas de la Segunda Guerra Mundial y numerosas grabaciones ya se había convertido en una estrella masiva en Inglaterra, aunque en el 61, tras casarse con un ciudadano francés, se trasladó a Francia donde modernizó su estilo y se unió al batallón de yeyés galas.

Allí, a Francia, se trasladó Hatch, productor de The Searchers y el mismo Bowie antes de alcanzar notoriedad, para mostrarle a la cantante un montón de canciones que no le gustaron. Desesperado, el productor y compositor le presentó finalmente una que no consideraba apropiada para ella por su tono de R&B y que creía que también rechazaría, pero a Petula le encantó y a los pocas semanas salía al mercado inglés 'Downtown'.

El impacto, ya digo, fue brutal. Sinatra la incorporó a su repertorio y en España, bajo el título de 'Chao chao' y letra diametralmente distinta (“vuelvo a la playa donde te conocí y el mar me canta as텔) una legión de yeyés masculinos y femeninos la devoraron: Los Mustang, Lita Torelló, Francisco Heredero, Dyango, Michel, Magda, Los Waldos, Los Cisnes Rojos, Jorge, Los Tres Sudamericanos, Las Hermanas Benítez, Los Pájaros Locos, Los Pekes, Renata…, y especialmente Los Sirex y Gelu, lo que quiere decir que en el 65, año en que se publicó en España, la canción barrió todas las esquinas del país. Sonó abrumadoramente: alcanzó el número 1 durante tres semanas y permaneción en listas 31.

Tras semejante impacto, Petula Clark siguió grabando discos y haciendo películas ('La condesa descalza', verbigracia) e incluso tuvo su propio programa en la BBC inglesa y en la NBC americana. En el 2000 me hice con una preciosa cajita, editada por Sequel Records, que recogía en cedé sus diez EP's de los sesenta, entre el 64 y el 68, con señaladas canciones como 'Call Me', 'My Love', 'The Life And Soul Of The Party', la pausada y transparente versión del 'We Can Work It Out' beatleniano, 'Sign Of The Times', la festiva 'Colour My World'...

(Inciso: ¿por qué las discográficas no echan mano de reediciones de este tipo, y a poder ser en vinilo? Es una idea para los jefes de marquetin y ventas. Basta con comprobar la pasta que vale cualquier EP de aquellos como para no darse cuenta del filón… No sé cómo no lo han hecho ya con Los Beatles y Los Rolling, por ejemplo).

Volviendo a la Clark. Pese a sus numerosos singles, películas y programas televisivos, por estos lares, y tras el impacto de 'Downtown', sin embargo, desapareció por completo. Tal es así que pese a haber vendido 70 millones de discos y ser la artista más prolífica de Inglaterra, marca registrada por el Guinnes, según me entero ahora vía Wikipedia, yo pensaba que se había evaporado del mapa musical y cinematográfico por completo. ¡Qué va! Siguió grabando, haciendo películas y hasta protagonizando musicales en Broadway.

Ahora, con 81 años, ha vuelto a grabar un álbum y de aquí mi gran sorpresa. No tenía ni idea de que aún siguiera en activo, e incluso si vivía. Más aún, cuando hace unas semanas oía 'Lost In You', el álbum reciente, no daba crédito: su voz, lejos de sonar a la de una ancianita, era (es) tan cristalina y fresca como la de una jovenzuela veinteañera. Canciones sedosas, brillantemente arregladas, nueva revisión más pausada de 'Downtown', con violines de cámara, y esa tímbrica que cualquiera diría que sale de una garganta ¡de 81 años! Milagro o pacto con el diablo.

Aquí, Petula animando un guateque de la época

http://www.youtube.com/watch?v=symsOO0EFSE

Y aquí, en el programa de Jools Holland, versionando a cara descubierta, sin play-back, el 'Crazy' de Gnarls Barkley, que se incluye en su reciente álbum, 'Lost In You'.

http://www.youtube.com/watch?v=ZOh4Wf_47DA

Etiquetas
Comentarios