Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Discos otoñales

Ayer sábado comencé en Heraldo (en papel) una nueva temporada discográfica -la trigésimo sexta, por cierto, que no es poco- y lo hice, como suelo hacer habitualmente prospectando el suelo musical de la nueva temporada. Con lo de la crisis, y más con la del disco, hace ya unos años que cuando llegan estas fechas, o a la hora de volver a repetir la prospección en el inicio del año nuevo, siento como una especie de soplido en el cogote de incertidumbre y puede que de temor: ¿habrá discos?, ¿saldrá material potable?, ¿explotará un nuevo artista?, ¿será muy complicado poder seleccionar un ramillete de discos que ocupe la sección de críticas con cierto interés? (mi mayor inquietud)… Suspiro de alivio. Tras indagar sin mucha profundidad, puede asegurarse que sí, que pese a los malos tiempos, paradójicamente, hay discos, muchos discos, como setas otoñales. Imposibles de digerir, bueno, de llegar a todos, y de todos los tipos. No deja de ser un magnífico acicate para músicos, público, industria… y sobre todo para quienes todavía seguimos disfrutando con el manoseo de un disco.

En el terreno, por así decir, indie y más modesto -desde niveles de popularidad de uno a cien- el panorama es abrumador. Una especie de mar sin fondo donde, en tiempos en los que los pequeños sellos abundan y la autoedición está al alcance de cualquiera, bandadas de discos aletean camino del triunfo, la diversión, el dinero, el ligoteo o cualquier fin oculto, que este es un mar abierto e infinito en intereses y objetivos. Imposible hacer un listado en estas breves líneas. Basta con darse un garbeo por las webs de pitchfork, janeispop, allmusic, NME o poner a trabajar al señor Google para perderse en ese mar infinito.

En la primera fila de popularidad, el panorama es menos abigarrado, pero también va bien servido: Metallica, Arcade Fire, Kings Of Leon, Nine Inch Nails, Franz Ferdinand, Placebo, Pearl Jam, Artic Monkeys… y, quizá U2, tienen, o tendrán, disco. Los veteranos tampoco se quedan atrás. Desde los Rolling Stones a Rod Stewart, Cher, Booker T, Beatles, Elton John, Bryan Adams… o la misma Petula Clark (¡con 81 años!) cuentan con nuevos trabajos.

Las reediciones serán otro sabroso bocado otoñal. Las hay o las habrá de Mike Oldfield, de la Jefferson, de Nirvana, Gary Moore, Tears For Fears, The Who, Abba, Bowie, Scorpions, Sinatra, Ramones, Jesus & Mary Chain, Yes, Eric Clapton, The Jam, la Velvet…, pero la bomba mayor estallará el 5 de noviembre con una caja de Bob Dylan con toda su discografía: ¡43 cedés!

Petardeo y demás -Shakira, Lady Gaga, Britney Spears...- también colocan mercancía en el escaparate. No creo que tengan reflejo ni en el blog ni en la página. Intentaremos no pecar. Y para ello, mejor el olvido.

En el apartado nacional hay discos de Luz Casal, Rosendo, Calamaro, Burning, Iván Ferreiro, Extremoduro…, pero quizá lo más reseñable sea lo de Bunbury. Vuelve el 29 próximo y lo hace con un disco muy confortable, 'Palosanto, marcado abrumadoramente por los tempos lentos.

Bueno, si en lo nacional no es Bunbury lo más destacado, sí que debe serlo en el panorama aragonés, que personalmente veo un tanto enclenque. No obstante, se anuncian, o hay, discos de The Twangs, Hotel, Insolencia, Las Novias, el debut en solitario de Mariano Casanova, Stabilito…

Surtido abundantísimo en general. Otra cosa será lo que pase la criba del tiempo y de la calidad. ¿Hay algo en concreto que esperes con expectación o piensas que, pese a la abundancia, no hay mucho o nada dónde elegir? Ah, y como la prospección no ha sido muy profunda, puerta abierta para que añadas más discos nuevos aquí no reflejados, sobre todo aragoneses, que no publicitan sus lanzamientos con mucho alcance.

Aquí, el avance del nuevo álbum de Arcade Fire, que saldrá el 29 próximo.

http://www.youtube.com/watch?v=7E0fVfectDo

Etiquetas
Comentarios