Despliega el menú
Blog
Suscríbete

¡Olé, olé!, la rumba maña de China Chana

Sí, 'Borriquito', que le lanzó a la estratosfera del éxito en el 71, fue la comercialada mayor, pero qué decir de 'El muerto vivo', 'Una lágrima', 'El gitano Antón', 'Don Toribio Carambola', '¡Lo mato!'... Hubo un tiempo en que un maestro instauró en España la rumba pura y dura: Peret. La implantación fue tan rotunda y profunda que ni las folclóricas ni los mismos grupos pop de finales de los sesenta –desde Los Bravos a Módulos- pudieron arrancarle la membrecía de honor al gitano catalán. Sí, Peret fue todo un fenómeno en la España de hace casi cinco décadas. Era comercial, pero a la vez purista, preciso, fulminante y eléctrico, algo que, según parece le venía de su afición al son cubano, la guaracha, el mambo y el rock.

Es la escuela a la que se ha afiliado el grupo zaragozano China Chana. Dos discos con tanta pureza rumbera -pese al refuerzo con metales, percusiones y bajo eléctrico-, con tanta sensibilidad y vértigo, y con su cruce con otros géneros, jota incluida, le han colocado en el altar del rumberío maño. Nacido en Villamayor, a pocos kilómetros de la capital, está formado por un numeroso conjunto de músicos y voces femeninas.

Ojo, pese a las pinceladas heterodoxas que aparecen en estos dos discos, no es un grupo de mestizaje ni de fusión, sino un combo que, con base en esa rumba limpia, construye su particular universo. Es su mayor virtud, alejarse de los Muchachito, Ojos de Brujo, Canteca de Macao y toda esa caterva ya desgastada del mestizaje, de ese odre sonoro donde lo que cotiza es echar y echar ingredientes hasta reventar ollas y estómagos. Se lo recalcaban hace bien poco a Antón Castro: “No buscamos la fusión, podríamos mezclar y complicar nuestra música todo lo que quisiéramos, pero lo único que nos importa es que el resultado nos llegue a nosotros y al público”. Bien, y que sigan…

En su segundo disco, de reciente aparición, con el título de 'Que me quiten lo caminao' (Delicias Discográficas), seducen sus voces femeninas, las guitarras flamencas y las trompetas, las letras, el baladismo de 'Cobardica'… Hay lío y hay fiesta, pero también mucha sutileza, lo que lo aleja, afortunadamente, ya digo, de ollas mestizas. Y, como el primero, atrapa. ¡Olé con olé! (Y, por supuesto, viva Peret).

http://www.youtube.com/watch?v=oT1fby1pa4o

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión