Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - Al Alba

por Mariano Gistaín

Madrid-Barça: no hace falta más

Con un Madrid Barça España no necesita más.

Nadie dice cómo verlo. Es un secreto de la España barcenizada.

El éxito del Marca vino porque siempre ponía la hora y la tele de los partidos. Por eso se hizo Rajoy del Marca.

Ahora ya no lo dice.

¡Gol!

Benzemá necesitaba ir a 240 por hora para despejarse y marcar.

Las cuatro no son horas para este duelo. Lo mejor de los partidos es la expectación. La previa.

La semana se remansa y España se echa a los bares y a rojadirecta a ver el partidazo replay. Los que venden el encuentro ya han amenazado durante la semana a los bares que lo alquilan desde la privada y lo revenden al público como si fuera familia. Una gran familia.

Justo antes del calvario España se aburría. De consumir a consumirse. No había tema. Ahora sobra.

Había los pisos y las marcas. Esa poética se ha vuelto tóxica.

En el sol despeinado del Bernabéu se han producido tres goles.

¿Qué va a hacer Madrid después del partido y con los juzgados de fiesta?

Los sábados no desahucian.

Si no toca yerno, no hay sesión.

El juez tal se ha llevado veinte mil folios de trabajo a casa.

Ha empatado Messi. (Esta frase era de cuando ha empatado Messi, luego ha marcado Ramos. El Madrid, con suplentes).

......

El exPapa estará hablando a solas con Dios como quería.

-Qué poco aguante, Benedicto.

-Me han hecho mobbing papal. Ha sido durísimo.

-Peor lo pasé yo en la cruz. Y aguanté hasta el final.

-Pero eras joven. ¡Yo con 33 años...!

......

ExPapa solo hay uno. Y lo fríen a whattsapps.

El Barça va a leer el clásico de David Trueba: "Saber perder".

Lo han ganado todo, están en otro mundo, pero han de jugar en este. Y encima a las cuatro de la tarde. A las dos.

Vuelve a haber liga. No hay que descuidarse. El Zaragoza aún tiene posibilidades.

Ahora que mola representar gestas antiguas deberíamos reproducir el Gol de Nayim, aunque fuera en la Romareda (con entrada gratis): recrear la Final del 95 y ponernos eufóricos. Misma ropa, mismos anhelos.

Etiquetas