Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - Al Alba

por Mariano Gistaín

La corrupxión

La corrupxión es la fase en la que estamos ahora. Cuando parece que todo está corruxo.

Simbiotiza corrusco + corrupto.

La corruxión es la conexión universal de la zona B, impermeable al fiscal ideal de las pelis.

Lo corruxo implica el óxido del mercado, la putremix y el franco mangoneo campechano.

La corruxión es global porque lo mismo está en Singapur que en Basilea o en el plexo solar de cada cual.

El gran corruxo se siente seguro porque el sistema le avala, aunque sea al 3%.

La corruxela se lanza a la transparencia por puro exhibicionismo: es una lata ir escondiendo los millones y los seudónimos.

El éxito definitivo del corruxer es exhibir su impunidad por calles y avenidas, seguro de que el sistema le acompaña y sus corruxiones prescriben.

Y si no, ahí está el indulto, último refugio del corruxo (indulxo).

¡Allá va el furgón de la sangre fresca, recién globulizada, otra ronda de epo!

___

Etiquetas