Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

A propósito de Héroes del Silencio, las remasterizaciones

Esto de las remasterizaciones, remezclas y demás retoques a discos pasados suena a cebo de las discográficas para volver a vender de nuevo el producto. Ya lo he comentado, si mal no recuerdo, en alguna ocasión en el blog. De acuerdo, es posible que el sonido se acharole un poco más, que queden al descubierto nuevos matices sonoros, que los volúmenes instrumentales suenen más equilibrados… Es posible, pero ¿cuántos oídos son capaces de distinguir semejantes retoques, y más en esas castañas de radiocadenas donde una gran mayoría escucha música en casa? Y aunque así fuera, ¿no sigue sonando el original fenomenalmente bien, si ya sonaba bien cuando se grabó? Seguro que sí. Y más todavía: ¿no hay que echarle una paciencia infinita, perder mucho tiempo, poniéndose delante del reproductor o colocándose unos cascos para contrastar dos cosas que sustancialmente son iguales? ¿Puede imaginarse semejante tarea ante, por ejemplo, la pasada remasterización de la discografía de Los Beatles? Si casi es un castigo… Ya lo dice el viejo aforismo: si no está estropeado, no lo arregles. Por ello, hay motivos para recelar de estas ediciones. No digamos cuando se alteran las verdaderas, añadiendo canciones nuevas, maquetas... Es como añadirle a un cuadro nuevos personajes o pinceladas: sacrilegio.

Llega así al mercado la nueva mezcla, la tercera ya, de 'El espíritu del vino. 20th Aniversary Edition. Gran reserva', de Héroes del Silencio. Se han realzado las guitarras, bajado la voz, limpiado la batería, subido y abrillantado el volumen general… Un gran reserva, en efecto. Pero ya lo era en origen. El tercer disco de Héroes, en 1993, año de su publicación, ya sonaba magistral al tiempo que incluía una colección de canciones soberbias: una combinación de rock, melodía y sonido de una factura artística y sonora encomiables, que ponían al descubierto las inmensas posibilidades sonoras del grupo zaragozano, con el batido tan diverso de canciones que encerraba y con el recital de guitarras de todo tipo o la gama de doblajes de voz que exhibía. Una gema inapelable del rock español de todos los tiempos que –LO MEJOR- hoy sigue reluciendo con la misma intensidad y brillo de entonces. No se le nota la más mínima arruga. Sigue sin envejecer ni un ápice. Lo mismo, la versión original que la de Ian Cooper para la serie 'blanca' de 2006 o esta nueva.

Si merece la pena llevar a la vitrina esta edición de 2012 es básicamente por su nuevo y brillante envase, tanto en digital como en vinilo, aunque resulte más atractiva la edición en vinilo de 180 gramos, carpeta doble relimpiada, con fondo dorado en vez de rojo, y nuevas fotos, adición de las letras en inglés, como aparecieron en la caja de terciopelo, amén del deuvedé extra, que incluye cinco canciones en acústico para la MTV y un documental de media hora, casero pero entretenido, y muy locuaz, por ejemplo, sobre lo complicado y aburrido que resulta grabar un disco (hay que estar en un estudio tres días encerrado, como un servidor se pasó en una ocasión en un estudio de Ibiza con un grupo mediterráneo, para palpar la pesadez del asunto).

O sea, que esta reedición, como si de primorosa filatelia se tratase, es sobre todo un goloso objeto más de puro coleccionismo, un objeto para desprecintarlo, auscultarlo, olerlo, toquetearlo, releer las letras, incluso ejercitar el inglés con sus traducciones, sopesar los 180 gramos de cada galleta de vinilo, si se opta por esta opción, colocarlas en el giradiscos (menudo rito ancestral), disfrutar las cinco canciones acústicas para la MTV y el documental y luego meterlo todo en la vitrina o en la bodega particular. Y guardarlo durante años, como dice su segunda canción, como un 'tesoro'. Pero, por favor, envoltorios y añadidos de material documental para revalorizar el 'objeto' todos los que se quieran, pero no más remasterizaciones, no retocar más lo que ya suena bien, no arreglar lo que funciona, no más cebos. Da lo mismo con Héroes que con Los Beatles, Springsteen o los monjes de Silos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión