Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Dead Can Dance, el aventurismo exquisito regresa 14 años después

Lejos queda el pop tribal y gótico de Dead Can Dance en su primer LP, de 1984, en tiempos en que la escuela Cure, Bauhaus, Joy Division… impregnaba sus canciones. Luego, el colectivo liderado por el dúo australiano afincado en Londres y formado por la sobrecogedora voz de Lisa Gerrard y las guitarras, voz y demás instrumentos de Brendan Perry, grabó una media docena más de discos, con especial atención para 'Spleen And Ideal' (1986), 'The Serpent's Egg' (1988), 'Aion' (1990) o 'Into Labyrinth' (1993) de los que emanaba música llena de sensibilidad y envuelta en la experimentación, el pop, la world music... y hasta el canto gregoriano. Y todos, editados por el sello 4AD, la casa más adecuada para el sonido de la pareja y sinónimo de aventurismo exquisito.

Pero en 1996, el dúo, tras llenar de orientalismo su excelente álbum 'Spiritchaser', dejó de grabar y en 2005 se retiró de los escenarios, trabajando cada cual por su cuenta. Ahora, catorce años más tarde, vuelve con el disco 'Anastasis', de ocho largas canciones y con aire distinto, con un sonido más nítido y colmado, cinematográfico, de postal brillante, y con matices sonoros de trip-hop y hasta new age, envolturas orquestales y raíces arábigo-griegas, lo que no resulta completamente novedoso (ya hubo picotazos arábigos previos) pero con más embeleso y preciosismo, véase, por ejemplo, la pieza que abre, 'Children Of The Sun', con orquesta y la voz de Brendan Perry poco menos que mutándose en crooner entre Neil Diamond, Morrissey y Ian McCulloch, y sobre todo el embrujo de las piezas cantadas estremecedoramente por Lisa Gerrard, en medio de instrumentos de cuerda orientales (oud, o láud árabe, y el címbalo persa, especie de salterio) e instrumentos percusivos como el dumbek.

Lisa Gerrard y Brendan Perry han tejido así su disco más prístino y asequible, una 'anastasis', o resurrección en griego, de hermosura desbordante, uno de esos discos para escuchar placenteramente mientras llega el fin del mundo maya.

Una de las canciones del disco, 'Anabasis', o la evocación de la guerra fratricida entre Ciro el Joven y su hermano Artajerjes II, contada por Jenofonte. Los paisajes ponen en ambiente geográfico.

http://www.youtube.com/watch?v=rjc2b9PK6GM

Etiquetas
Comentarios