Despliega el menú
Blog

Blog - Al Alba

por Mariano Gistaín

Aprender a programar en la escuela

Los 4200 estudiantes de la John Jay High School y Anson Jones Middle School de Texas llevan obligatoriamente desde el pasado octubre un collar con un chip identificador, una etiqueta RFID como las que se utilizan para controlar los objetos.

Trescientos estudiantes se oponen a llevar el collar y setecientas personas han firmado contra esta práctica.

Estamos ya en el granhermanismo. La próxima fase será llevar la etiqueta subcutánea desde el nacimiento. Todo está aquí, más o menos en pruebas, en marcha. Somos ya cyborgs bajo el ojo del Estado y de sus agencias innumerables.

El chip personal incide también en las smart cities y el big data, grandes sectores de negocio ya en despegue. La internet de las cosas será en realidad la internet de las personas. Cada móvil puede proporcionar decenas de datos sobre medio ambiente y muchas cosas más. Realidad bifronte de la tecnología, según el uso y el abuso.

Se pueden hackear los chips RFID, como todo. Los niños tienen que aprender a programar en la escuela, en la guardería, porque es la única forma de entender el mundo en el que viven, que ya es un mundo de programas. Un chico israelí de 13 años ha programado una aplicación para móvil que permite saber dónde caerán los misiles palestinos.

Aprender a programar desde la guarde es básico. Vivimos en un nuevo analfabetismo generalizado.

Etiquetas