Despliega el menú
Blog

Blog - Al Alba

por Mariano Gistaín

La Torre de los Enamorados

La Torre del Agua de la Expo se podría utilizar ya para algo. Ponerla en valor permanente.

Se podría ofrecer -ofrendar- como una instalación mundial dedicada al amor: la Torre del Amor. O la Torre de los Enamorados.

Enamorados de todo el mundo subirían por esa torre helicoidal cogidos de la mano. Una vez arriba podrían saltar al vacío. Un colchón gigante o un velo invisible les acogería y depositaría sus cuerpos en el suelo convertidos ya en una sola alma. (También se podría bajar andando).

Dentro de la Torre de los Enamorados no habría conexión, ni cobertura, ni nada. Sería un espacio aislado, quizá el único del mundo en el que las personas estarían solas, como antes de las redes. El espiroide es el mismo adn.

Solo Zaragoza puede ofrecer algo así. La Torre del Agua puede ser un icono mundial. Hay que acertar el contenido, la oferta y el boca a boca. La Torre es una obra abierta,  una fuente de inspiración poética, puro espíritu que acaso sufre en un mundo que solo piensa en calcular gastos.

Junto a la curva del río, la Torre espera al amor.

___

ofrendar.

(De ofrenda).

1. tr. Ofrecer dones y sacrificios a los seres sobrenaturales por un beneficio recibido o solicitado o en señal de rendimiento y adoración.

2. tr. Entregar algo en obsequio o beneficio de personas, acciones, ideas, etc., por un impulso de amor, acatamiento o solidaridad.

Real Academia Española

Etiquetas