Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Calexico, un 'bonus' deliciosamente sinfónico

Será la primera vez en mi vida que recomiende un disco no por la parte mollar del mismo, es decir, la que el grupo edita como tal, sino por la que le acompaña como extra, por el CD bonus que se añade al 'oficial'. Es el caso del último álbum de Calexico, titulado 'Algiers'.

Calexico es un pueblo californiano fronterizo con México del que proceden John Convertino y Joey Burns, sección rítmica de una banda señera del Nuevo Rock Americano de los ochenta, Giant Sand, liderada por el gran Howe Gelb. En momentos que los Sands estaban inactivos, Convertino y Burns, ambos residentes en Tucson, se dedicaban a componer canciones a dúo hasta que en 1997, sin pena ni gloria, se lanzaron a la arena discográfica con 'Spoke'. Pero un año después llegó 'The Black Light' y dieron en la diana, más de uno caímos rendidos. Aquellas melodías sedosas con aires de frontera, música blues, country y folk, la mayoría instrumentales y muy sobrias, no hacían sino continuar el trabajo de Love (ah, la sublime 'Alone Again Or', que luego versionarían) o el de Los Lobos, pero con su barniz y su personal toque. “Gran música, no de fiesta sino para después de ella, tal es su grado de melancolía y serenidad”, escribí en el Heraldo de aquel disco cuando se publicó, en 1998.

Desde entonces, el dúo, convertido en colectivo musical cambiante y liderado obviamente por el dúo, ha venido blandiendo una sustanciosa discografía, con especial mención a 'Feast Of Wire' (2003) o 'Carried To Dust' (2008) hasta desembocar en este 'Algiers', grabado en Nueva Orleans por mor del productor y amigo, Craig Schumacher, que vive allí, pero que curiosamente –el disco- no se ha envuelto en aromas de dixie, cajun o zydeco sino en la ya habitual veta fronteriza del dúo, y más intimista que nunca.

Otro buen disco, pero sorprendentemente con una edición deluxe en la que aparece un segundo CD en directo con la Vienna Radio Symphonic Orchestra que, con el título de 'Spiritoso', es una pura delicia. Hay canciones de repertorio pasado y otras inclusive del mismo álbum nuevo, y el conjunto, con la orquesta, los toques mexicanos fronterizos, las trompetas, una pieza cantada en español y la voz intimista de Burns, es de una sensibilidad notable. Uno de esos discos que cuesta retirar del reproductor. En este enlace se puede visionar al completo el concierto pinchando en la pestaña ver más.

http://www.youtube.com/watch?v=7Ig1xvE1YI0

Etiquetas
Comentarios