Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Mister Hyde, convencidos aspirantes al estrellato

El grupo zaragozano Mister Hyde, tras dos epés, ha debutado en disco largo con el álbum 'Iluminando los colores', once canciones pop translúcidas, caligrafiadas con limpieza impoluta y con la mirada puesta en los ochenta, aunque sin olvidar la época actual en que viven. No parece, sin embargo, a mi entender, que este vaya a ser el disco que les catapulte de inmediato; el tiempo pulirá detalles y formas, y quizá, a no mucho tardar, puede surgir ese grupo sólido y deseado que ilumine los colores del pop nacional. Mimbres, es cierto, los hay. En el centro del digipack han insertado una de las memorables frases de la película 'Casablanca'… Alex, el cantante, al habla…

El mundo se desmorona y Mister Hyde aspira a convertirse en estrella del pop… ¿posible?, ¿un sueño?, ¿simple diversión?, ¿meta irrenunciable?

Mejor en “estrellas del rock”, jejeje. Hay una frase –en general toda la canción habla de eso- en “Difícil de explicar” que apela a los deseos de cosas imposibles, a esos anhelos de un tiempo (nuestra adolescencia) en que no pensábamos en nada más. Y es ahí donde nosotros nos aferramos con más fuerza, porque creemos que siempre va a ser necesario que alguien componga una canción o escriba una buena historia. No lo vemos como una meta irrenunciable, de hecho, uno de los posibles planes del grupo es trasladarse a Madrid para dirigir desde allí nuestra carrera.

¿A qué se debe ese regusto ochentero que destila el disco? House Of Love, Echo & The Bunnymen, Smiths…me han venido a la memoria.

Bueno, tú memoria, como siempre, no falla. Se nota que es la de un buen melómano, jejeje. Has citado a grupos de cabecera para Mister Hyde. La media de edad del grupo no pasa de los 25 años, pero no sé por qué, tenemos una querencia especial por la segunda mitad de los 80 y primeros 90. Supongo que por nuestra infancia, que la recordamos con cariño. Eran grupos que lo tenían todo, pero sobre todo, tenían algo que luego desapareció: un buen cantante. Voces con personalidad, graves, con poso. A mediados de los 90 (salvo excepciones como Pearl Jam, por ejemplo) pasaron de moda los cantantes, los vocalistas. A nosotros eso nos parece clave, importantísimo.

Sin embargo, hay un toque bailón muy a lo Franz Ferdinad y toques electrónicos…

Sí, también somos fans de muchas cosas que se hacen hoy en día. Y es inevitable que eso se perciba en nuestras canciones. Editors, Interpol, Franz Ferdinand, Bloc Party… etcétera son grupos que han fascinado a nuestra generación. Y que han vuelto a subir el volumen de las guitarras, eso es importante. Los toques electrónicos hemos querido incluirlos desde el comienzo. Supongo que ser fan de Niños del Brasil desde que éramos críos tiene mucho que ver, pero Depeche Mode también han estado ahí como influencia. Aunque nuestra querencia natural se inclina a las guitarras, eso es indudable.

Esas guitarras, me han traído a la mente, por (muchos) momentos, a Días de Vino y Rosas…

Me alegra que me digas esto. El regalo de mi novia en mi último cumpleaños fue el vinilo original del primer (y único) disco de “Días”. Soy fan. Juan Aguirre es como Santana, no es un virtuoso, pero siempre sabes que es él cuando acaricia un mástil. Nuestro guitarrista Edu también es fan, aunque, como te digo, no pasa de los 24 años. Esos efectos que Juan Aguirre utilizaba, esas frases que creaba, etcétera. siempre nos han fascinado. Siempre me recordaron a las de Peter Buck de REM y hablando con él en numerosas ocasiones te das cuenta de que es uno de sus mayores referentes. Aunque la mayor influencia guitarrera de Mister Hyde creo que sigue siendo, sin lugar a dudas, The Edge de U2.

Ha sido larga la puesta de largo del disco, de hecho ya lleváis bastante tiempo en esto. ¿La causa?

Hemos estado casi 9 meses preparando este disco. Ha sido un proceso largo y laborioso. Teníamos tan claro cómo queríamos sonar que hasta que no lo conseguimos no paramos. Así que el proceso se alargó muchísimo y se convirtió en un caos. Pero creemos que el resultado merece la pena; nosotros todavía encontramos coros o sintetizadores que no sabíamos que habíamos grabado. Es fascinante poder meter tantas pistas y tantos detalles en un disco de rock.

Una observación sin ánimo de ser impertinente: ¿es la obsesiva búsqueda de un sonido propio la causa de que el álbum sea tan homogéneo? De que las estructuras de las canciones, con cortes permanentes, y los dibujos de guitarra se repitan quizá en exceso…

Para nosotros la canción es lo más importante. Las canciones son nuestra religión, como decía Springsteen. No sabemos hacer canciones raras o canciones “menores”. Es como cuando a Noel Gallager le preguntaron por qué “The Masterplan” era una cara B y él respondió que daba igual, que no distinguía cuando se ponía a componer, que para él todas las canciones tendrían que poder ser singles. Nosotros queremos llegar a ese punto. No nos planteamos estas cosas cuando componemos, siempre queremos llegar a construir la canción perfecta. Así que es normal que varias de las canciones recuerden a otras en estructura, puente, estribillos, etcétera, pero creo firmemente que en este disco precisamente hay mucha diferencia entre los temas. Hay estructuras que no tienen nada que ver con otras y direcciones artísticas opuestas totalmente.

¿A Alex le molestará que alguien le recuerde que su voz, salvando distancias, tenga un punto bunburiano?

No me molesta, porque sinceramente, nunca lo he entendido ni compartido. Bunbury no me ha influido más que otros cantantes a la hora de darle un tono a mi voz. El problema es que Enrique es el cantante que más conoce la gente. Me gustaría que me dijeran que les recuerdo a Gustavo Cerati o a Santiago Auserón, pero la gente no los conoce tanto. Creo que estoy consiguiendo, no obstante, un tono propio, y eso es lo que más contento me pone. Aunque hoy en día, es muy difícil no recordar a nadie cuando te pones delante de un micrófono.

Contra tiempos duros, '¿romper a bailar?'

Mmmmm… no es del todo la idea que queremos transmitir. El disco es muy optimista, sí, pero no es hedonista. RAB habla de perseguir tus sueños, de salir del letargo, de despertar de la hibernación. No nos gusta el “bailar por bailar”, ahora bien, si hay que bailar se baila. Y más en estos tiempos, claro, que como sigamos así nos lo van a terminar prohibiendo.

¿También, como el Zaragoza, 'Sí, se puede'?

Totalmente. El Real Zaragoza nos lo ha demostrado. Los zaragozanos somos los más cabezones (o cabezotas) del universo, posiblemente. Y nosotros somos muy zaragozanos, jejeje. Estamos convencidos de nuestras canciones, de nuestras letras, de nuestro discurso. Es real, tiene poso, es sincero. Así que vamos a intentar todo lo que esté en nuestra mano para conseguir que se hable de Mister Hyde en toda España y en Latinoamérica. Hemos grabado una versión de “De música ligera” de nuestros idolatrados Soda Stereo para rendir tributo a la banda y a Gustavo, a ver si nos oye y sale del coma. Esperamos que nos abra alguna puerta al otro lado del charco, donde la gente todavía consume música y están “al quite” de nuevas bandas y nueva música. A ver si dentro de poco podemos conseguir ese titular que hace unos años (cuántos ya???) le dedicaste a Amaral: “Ha nacido una estrella”.

http://www.youtube.com/watch?v=-hCY0GRGdnQ

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión