Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Mercadotenia pectoral de Lady Gaga

Matías Uribe Actualizada 17/02/2012 a las 06:33
Etiquetas
Lady Gaga

http://www.youtube.com/watch?v=Ifm5qZLuw-8&feature=player_embedded

Las imágenes hablan por sí solas, y esta entrada igual la debería dejar solo con ellas y con aquella vieja frase de los tebeos: “Sin palabras”. Pero voy a entrar en faena…

La publicidad, la promoción, o eso que ahora modernamente se llama mercadotecnia, han sido armas imprescindibles y, casi siempre, utilísimas en el mundo del pop, y en cualquier otro sector del mercado, pero especialmente en el del pop. Un mundo tan denso en artistas y con tanta competencia necesita ineludiblemente de esta estrategia. Desde Elvis Presley a la recientemente triunfadora Adele, la maquinaria promocional, con más o menos medios, se pone en marcha a la búsqueda de clientela que consuma 'su producto'. Ley inapelable del mercado y de la sociedad capitalista en la que vivimos.

Pero, como en otros sectores, hay excesos y desmedidas; a veces, se templan gaitas con una falta de decoro que raya en lo estrambótico. Recuerdo a una Wendy O, de Plasmatics, que mostraba sus senos o a unas Slits provocadoras hasta en el mismo nombre, pero eran tiempos punkies y rebeldes: se protestaba o se escupía al mundo más que buscando lugar prominente en el escaparate. De hecho, no salieron del cubículo propio del género. Otra cosa fue Madonna, pionera en explotar el marketing agresivo, en llamar la atención costase lo que costase, aunque sus provocativas formas tuvieran un fondo de rebeldía hacia una infancia miserable y una educación religiosa que le provocó algún trauma que otro. La vimos entre cruces y rosarios, besando santos, publicando carísimos libros subidos de tono… Consiguió con ello y con sus canciones hacerse notar e incluso que en no pocas ocasiones pesase más la música que la estética provocadora de sus inicios: 'Ray Of Light' es el paradigma.

Mas desde hace un tiempo ha aparecido una rival que está dejando a la provocadora estratega como un inofensivo querubí. Me refiero, claro, a la singular Lady Gaga, todo un bluff musical que, sin embargo, sube enteros en el negocio a pasos agigantados. No niego que cante medianamente bien, que su voz -un copia/pega madonniano- no esté timbrada, pero su repertorio, a base de house machacón, es de una mediocridad taladrante, música de consumo fácil, comercialoide hasta decir basta. Sonroja escuchar, por ejemplo, una canción de su segundo y reciente álbum, 'Born This Way', en concreto, 'Americano', cantada en spanglish y con unos lalalás pachangueros que ni aquella Encarnita Polo del 'Paco Paco'. Quizá un día, como a Madonna, se le abra un rayo de luz, pero por ahora sus dos álbumes, remezclas aparte, están plagados de música inconsistente y petarda, quizá divertida para la pista de baile, pero poco más.

Nada mejor que disfrazar estas carencias musicales con la extravagancia y la provocación. Es lo que lleva haciendo desde que dio el primer puntapié artístico. Ahora, de los filetes y los vestidos imposibles, ha pasado al mal gusto sensual y exacerbado y al insulto a la inteligencia. Estos días se ha presentado, literalmente, con las tetas al aire (ver la foto de arriba) para contarnos que va a salir de gira el próximo 27 de abril, y que a pasar por taquilla. Creía yo que con esta mercadotecnia pectoral se promocionaban los cabarets y hasta los puticlubs de carretera pero no los conciertos de pop.

La cosa la ha adobado con una serie de remakes de videos de las canciones de 'Born This Way', entre ellos, 'You And I', en el que aparece doblándose en el papel de chico feo y chuleta y en el de chica despampanante,  lo cual da pie para verla en plan masculino tentándose sus voluminosas (y tramposas) pudendas como exhibiéndose cual show girl (ver vídeo también arriba). Y esto, en una sociedad que intenta zafarse del desdichado rol de la mujer como objeto y dirigido a un público, sobre todo, infantil y adolescente. ¿Quién lo alienta?

En fin, allá cada cual con sus gustos, aunque jamás –y no, no me vengan tildando de carcamal- podré entender que alguien compre un disco o una entrada por reclamos tan burdos y groseros como estos. De lo contrario, es que el mundo anda con las neuronas totalmente envenenadas, corroídas por la cutrez.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo