Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Decepcionante Lana Del Rey

Es para quedarse chafado. Un chasco. Lamentablemente solo se trataba de tres canciones -'Video Games', 'Blue Jeans' y 'Born To Die'- más alguna repesca de su primer disco, entonces firmado con su nombre real y no con este inventado cruce entre el nombre de la actriz Lana Turner y el modelo de un coche Ford.

Reset: En 2009, con el nombre Lizzy Grant, muy cercano a su nombre real, Elizabeth Grant, publicó su primer disco, un EP titulado 'Kill Kill', que no tuvo eco y menos aún un álbum posterior, que ante la mala acogida, fue retirado de circulación. Traspié suyo y, especialmente, de su equipo de productores y publicistas…, sí, sí, que pese a que todavía no era nadie, ya los tenía: los tiburones, ya se sabe, huelen sangre a kilómetros. Y Lana, con sus canciones entre emotivas y desganadas, su percha y sus prominentes labios, sangraba espeso líquido rojo con olor inmediato a éxito. Cambio de estrategia: en agosto pasado, Lana publica un single y dos llamativas canciones: 'Video Games y 'Blue Jeans'. ¡Bingo!: el clip de 'Video Games', sobrepasa los 15 millones de visitas en YouTube y 'Born To Die', más trabajado y barroco, sigue sus pasos. Con estas credenciales, se convierte en una prometedora nueva estrella y su álbum de debut en el más esperado de este 2012. La fecha, el 31 de enero. Aquí mismo recibió el incienso oportuno y las correspondientes expectativas.

Ya está el disco en las tiendas…, y, oh, decepción. No hay más después de las tres susodichas canciones. Lana reitera una y otra vez su forma de cantar, entre desganada y decadente, como si fuese un híbrido de Madonna y Marlene Dietrich, soltando a piñón fijo una retahíla de canciones que, salvo las mentadas, suenan a variación sobre el mismo tema, se hacen cansinas. Pero lo que sobre todo echa por tierra al álbum es una recargada y melosa producción que entra de lleno en el terreno de las divas de plástico de estos tiempos -las aguileras, beyocés, spears… y demás tropa vendedora de dermis-, precisamente lo que daba a entender que rehuía y aquí se saludaba gozosamente. Canciones para contonearse, acolchadas con masas de cuerdas y teclados y sincopadas por un pesistente y plomizo, cargante, golpe de batería sintética de hip hop. 'Madonitis' barata y trillada, si no el pestilente R&B femenino de las beyoncés, gagas y compañía, que tanto daño está haciendo al pop contemporáneo.

El disco más esperado del 2012 se queda en 'lana de borrajas', aunque venda como churros, que es posible. La misma decepción que aquí expreso se está recogiendo en decenas de críticas de periódicos y revistas. Parece que ella, que de tonta no debe tener un pelo, se ha dado cuenta del patinazo, por lo que ha decidido, upppp, tajante decisión, ¡no volver a grabar más discos! Sería una pena, porque reconducida, alejada del nefasto equipo de productores que la ha rodeado, puede dar de sí muchísimo, inclusive coronarse como nueva reina del pop. Ella verá.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión