Blog
Suscríbete por 1€

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Oasis: ¿Liam o Noel? ¿Quién gana?

Le soltó un ciruelazo y luego intentó atacarlo a guitarrazo limpio. “Hasta aquí hemos llegado”, se dijo Noel Gallagher. Y, en 2009, se acabó definitivamente Oasis. La guerra fratricida (deben verse en los tribunales), cuando se supo que ambos preparaban un disco, se trasladó de inmediato al terreno musical. ¿Quién de los dos lo hará mejor? La incógnita está despejada, o bueno, ya hay materia para decantarse por uno o por otro. Liam publicó su primer disco en solitario en febrero, 'Different Gear, Still Speeding,' y ahora lo ha hecho Noel, con el título de 'High Flying Birds'. ¿Quién gana?

La pregunta no deja de ser estúpida, si se quiere, y más en un terreno tan subjetivo como el de la música, pero es, ha sido y será en fechas próximas la pregunta que correrá en los foros, blogs y mentideros musicales; más, obviamente, entre los seguidores de Oasis. ¿Qué disco es mejor?, pregunta más de uno a bocajarro, incluso con la navaja entre los dientes, pues ya puestos a guerras fratricidas…

En la entrada dedicada en este blog a Beady Eye, comenté que 'Different Gear, Still Speeding,' había rastros más que evidentes del sonido Oasis, aunque no era su prolongación formal. Era otro grupo, con canciones diferentes y muy logradas en algunos casos, y que sorprendía porque, dado que el cerebro era Noel, se confiaba poco en que su hermano pudiera alumbrar canciones tan potentes como las que Noel alumbró con Oasis. Era, en suma, un disco más que aceptable, de tono rocanrolero e influjos reconocibles a tutiplén (Beatles en primera línea, cómo no).

El de Noel es otra cosa, casi en las antípodas, especialmente porque ha optado por la tranquilidad y los violines. A sus 44 años, dos matrimonios, padre de tres hijos y con cierto complejo de viejo, según se desprende de alguna entrevista reciente, se ha arrellanado en el sofá del pop más confortable y adulto y, echando mano de arreglos orquestales, trompetas, teclados, coros femeninos y pausadas melodías, ha alumbrado un disco sedado y apacible, completamente diferente al de su hermano. Lo esperable, por otra parte.

Personalmente lo veo sobrecargado de producción y violines, excesivamente espeso de cuerdas, máxime no siendo un disco de pop sinfónico, como en tiempos hacían Pink Floyd, Moody Blues o Procol Harum, sino un disco con canciones a las que se le han adosado fondos de violines, que es diferente y más sencillos de fabricar. Hay también recursos facilones y simples como ese 'na-na-na' que se repite en 'Dream On', por no decir esa mezcla de violines y ritmo house que ofrece 'AKA, What A Life' que me parece unas salida de tiesto, si no de emergencia para decir: “Ojo, esto no es Oasis, ni nada que ver con Liam'. ¿O es de pataleta infantil? A Noel le sobra una canción como esta y le falta una nueva 'Don't Look Back In Angers' , por si alguien busca heredera. Por el contrario, ofrece como novedad y sorpresa un ramalazo jazzístico a lo Nueva Orleans que nadie podría esperar y que no es habitual en un disco pop, vamos muy difícil de rastrear, así como una breve e insólita coda de noisy pop en la última pieza. Y obviamente exhibe su capacidad contrastada para componer melodías redondas.

Lo veo, no obstante, mejor cuando suena más descargado, con menos masa orquestal y sonora, por ejemplo, 'Stop The Clock', siguiendo la línea de dos canciones previas al CD y no incluidas en él: 'The Good Rebel' y 'Alone The Rope'. No es un mal disco, tampoco una joya para envolver entre algodones para la eternidad. Imagino, casi estoy seguro, que a los seguidores de Oasis no les va decepcionar; de hecho, ahora tienen dos discos para deleitarse, pero si hubiera que elegir, ¿quién gana? Uhmm, me voy a mojar: Liam. Aunque, a lo mejor, en unos días, según lo escuche más, igual cambio o empato. ¿Con cuál te quedas tú?  ¿Quién gana? ¿O te importan un comino uno y otro?

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión