Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Mirando al pasado: Colosseum

Conviene, y diría, en plan bíblico, que es justo y necesario, echar la vista al pasado para aprender de él y a la vez para paladear músicas con, en su tiempo, poso estético, arriesgado e innovador, más en estos días de cutrerío. Me refugio pues en un grupo de los sesenta-setenta, remedando su nombre, colosal. John Hiseman, en la batería; Dick Heckstall-Smith, al saxo; Dave Greenslade, a los teclados y marimba; Tony Reeves, al bajo, y James Litheland, a la guitarra y la voz, es decir Colosseum, una de las primerizas bandas británicas que fundió jazz, rock y blues, una de aquellas bandas de finales de los sesenta que empezó a sacar el rock de su contexto clásico y a la vez a enterrar el yeyeísmo pop impuesto por Los Beatles y toda su estirpe.

Es posible, bueno, estoy seguro, de que más de uno no aguantará ni un minuto escuchando hoy en día a este tipo de grupos: no es un sonido fácil ni actual, resulta por momentos excesivo, enfebrecido por largos desarrollos instrumentales, ejercicios de improvisación y recreaciones clásicas como el 'Bolero', de Ravel, y, cómo no, empachado de solos, con el típico de batería llenando una pieza entera de ocho minutos, caso de 'The Time Machine', del álbum 'Time Of Daughter'. No, no es, desde luego, un sonido de moda, sino de catacumba, de viejos rockeros, si los más despectivos 'modennos' lo quieren tildar así, por lo que no lo practica grupo alguno actual ni atacado por un virus maligno. Lo que no significa que no tenga todavía sus muchos adeptos y que, entrados en materia, se disfrute.

Si no lo conoces y estás dispuesto, súbete al tren. El grupo fue producto de aquella fantástica escuela de músicos que generó John Mayall, el llamado padre del blues blanco. Hiseman, Heckstall-Smith y Reeves habían tocado en el monumental 'Bare Wires', de Mayall, eran tres de sus mosqueteros de lujo, o sea, tres de sus 'bluesbreakers'. A la vez, Smith y Hiseman habían estado en otra escuela de prestigio, en de la de Graham Bond Organitation, con lo cual la banda que salió de aquellos músicos no solo ofrecía solidez y virtuosismo sino una ambición infinita por darle un giro al rock. Fantástico debut discográfico, en 1969, con 'Those Who Are About To Die Salute You', un compendio de piezas en las que flotaban los efluvios del órgano, la crudeza del fornido saxo, el impulso de la batería, el arrullo del blues tradicional ('Backwater Blues', de Leadbelly) … y hasta la sutileza del clasicismo ('Beware The Ides Of March'), una aproximación a la Suite número 3 de Bach, que previamente había sido la base del famoso 'Con su blanca palidez', de Procol Harum.

En época álgida de experimentalismo y fusiones, o también del llamado rock progresivo, la banda se lanzó, en 1969, a la pista de la grandiosidad y en su siguiente álbum, como Yes, Pink Floyd, Jethro Tull…, llenó una cara entera con una sola pieza dividida en tres partes que supuraban blues, jazz y rock. Le pusieron de nombre 'Valentyne Suite', que dio nombre genérico al álbum y que, desde entonces, figura como su álbum cimero, su disco más representativo junto al 'Live', de 1971.

Pero enseguida surgieron las disensiones internas, y tanto el guitarrista como el bajista se dieron de baja del elenco, entrando en su lugar Mark Clarke y Dave 'Clem' Clempson (el futuro fundador de Champion, al que tuvimos la fortuna de ver aquí, en Zaragoza, una fría noche de noviembre de finales de los setenta en la plaza de toros). Además, se incorporó un viejo cantante de R&B, conocido por el exitazo stoniano de 'Out Of Time', Chris Farlowe, con lo que, a priori, parecía una formación más reforzada. Sin embargo, aunque en 1970 entregaron dos aceptables pero irregulares álbumes, 'The Grass Is Greener' y 'Daughter Of Time', se rebajó intensidad y se difuminó el espíritu jazz-rockero de los dos primeros álbumes. Afortunadamente, lo arreglaron grabando en directo un excelente doble LP, el mentado 'Live' (1971), en el que atacaban piezas de los álbumes anteriores, clásicos del blues como 'Stormy Monday Blues' o extensas recreaciones como la de 'Lost Angeles', con su incendiaria coda bluesera, que ocupaba enteramente la última cara.

El éxito del disco, con aquella portada doble llena en su interior de fotitos de los componentes del grupo, destacando la impactante de Smith con dos saxos a la vez en los labios, lejos de asentar a la banda, lo que hizo fue dispersarla, algo, por otra parte, muy típico de las bandas experimentales de la época, que a las primeras de cambio que un solista sobresalía se marchaba para formar su propio grupo. De aquí salieron Greenslade y Tempest, en tanto que Farlowe se incorporaba a Atomic Rooster y Clempson a Humble Pie.

Hiseman, cerrado el periodo con Tempest, se reinventó, en 1975, unos Colosseum nuevos, a los que llamó Colosseum II y a los que incorporó ni más ni menos que al guitarrista Gary Moore. 'Strange New Flesh' (1976), 'Electric Savage' (1977) y 'Wardance' (1978) fueron los tres discos que dieron a luz en una época de caza y captura de los viejos dinosaurios, merced a los estragos y los nuevos postulados del punk y la new wave. Como tantos otros, no tuvieron más remedio que desaparecer.

La nostalgia y las resurrecciones que trajeron los noventa, provocaron la reunión, en 1994, de la segunda formación, dejando como testimonio un buen directo como fue 'The Reunion Concerts 94' y varios discos de estudio. Smith moría en 2004, lo que no fue óbice para que de nuevo, en 2005, con Barbara Thompson ocupando su puesto, y con el prog-rock regresando de las cavernas, volviera a clavar unos directos fulminantes, como en 2007 testificó el doble CD 'Live 05', seguramente el mejor directo de la historia del grupo, aunque ya estuviera fuera de época y de lugar, mas no de atención pública, que en esto de los viejos grupos de los setenta hay más interés del que se cree. De hecho, en 2009 se editó una caja –'Morituri Te Salutant'- con cuatro cedés conteniendo material noble e inédito de la banda, el año pasado se publicó la biografía de Hiseman y este año ha salido otro directo con el título de 'The Complete Reunion Concert'. (Por cierto, metaleros y no metaleros, no confundir este grupo con otros Colosseum finlandeses, nacidos en 2006 y disueltos en 2010, tras grabar tres álbumes de hevay metal o, por ubicarlos más estrictamente, de 'funeral doom metal').

Y como muestra de lo que hacía este 'colosal' grupo, la primera parte de la 'Valentyne Suite', en el retorno del 94 y la pieza que abría el primer álbum, en 1969, 'Walking In The Park', por tanto, con la primera formación.

http://www.youtube.com/watch?v=OD3ZJrMzSpw

http://www.youtube.com/watch?v=KAxSQ_CL9gY&feature=related

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión