Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

La tienda de discos más grande del mundo, a la puerta de casa

La tienda de discos más grande de Internet ya tiene sucursal en España. Amazon está operativa en nuestro país desde ayer. No deja de ser una noticia reseñable, que cada cual apreciará o juzgará según sus intereses. Pero es indudable que su implantación amplía las posibilidades de los melómanos más recalcitrantes, que podrán hacerse con discos de difícil acceso a precios razonables y envíos rápidos.

En Amazon, que además de vender libros, frigoríficos, deuvedés, ordenadores, muñecas y no sé cuantas cosas más, no está todo pero sí una cantidad ingente de discos, muy por encima de la que ofrecen el resto de webs. Y con información abundante y muy visual, también rácana en otras conocidas megatiendas virtuales. Lo que no se entiende muy bien es que esta tienda americana haya decidido abrir sucursal en España en estos tiempos de crisis y, si como, dicen, somos el país más pirata del mundo a la hora de descargar material. Sus razones tendrán, o quien sabe si ha sido un acto de ternura hacia esta Spain de nuestros gozos y dolores, tal y como sugiere el texto de presentación que puede leerse en la flamante web: “Amazon abrió sus puertas virtuales el 15 de julio de 1995. Ese mismo mes enviamos por primera vez un pedido a España. Iba dirigido a un cliente de Burgos… Desde entonces seguimos enviando millones de productos a España a través de las distintas páginas web de la familia Amazon”.

Confieso que yo soy uno de esos (modestos) receptores de productos. Bien a través de la sucursal francesa o la inglesa, a menudo me abastezco de piezas que en las tiendas españolas no hay forma. Siempre, y no se me tome como vocero de la multinacional -que no, no tengo acciones- con un servicio rápido y exquisito. Esta forma de compra me ha borrado casi por completo el placer que antaño suponía meterme en una tienda física. Los tiempos han cambiado, en efecto, y no sé si para mejor o peor, pero sí para comodidad. En las tiendas físicas te vuelves loco rebuscando por cubetas, enfrentándote a estanterías y expositores que no te interesan lo más mínimo, perdiendo el tiempo, porque al final ese disco que buscas no está entre la barahúnda de piezas que pasan por delante de tus manos y de tus ojos.

En Internet vas a lo seguro, directamente al grano. Buscas, y si encuentras, a comprar. Además las pestañas del navegador te permiten entrar a varias tiendas a la vez y comparar precios. Pero es que Amazon ofrece una cantidad de información del disco que buscas más que utilísima: datos, listado de canciones, posibilidad de escuchar en muchos casos un breve fragmento, opiniones de compradores, sugerencias de discos parecidos, fotos a tamaño potable de las portadas… e incluso hasta te permiten que puedas vender tus discos usados. Una ayuda al comprador inmejorable, única, y de un curro informático abrumador. Cuánto dinero y viajes a Andorra se hubiera ahorrado uno en tiempos pretéritos de haber dispuesto de esta fantástica herramienta.

Así que ahora tenemos a la gran tienda, como quien dice, a la puerta de casa. España se ha unido a las sucursales de Francia, Japón, China, Alemania, Canadá, Italia, Reino Unido, junto, claro, a la matriz de Estados Unidos. El G-9 de las tiendas Amazon, y España  con silla propia, no de invitada. Todavía no me lo creo, si bien es cierto que todavía no dispone del mismo material que la central estadounidense e incluso que la inglesa, pero ha recurrido a un sistema de 'rebaño' en el resto de webs del grupo que permite acceder a gran cantidad de discos. Voy a por mi primera compra en la Amazon española (por cierto, envío gratis, dice).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión