Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

El estreno del tranvía eléctrico

Mariano García 05/04/2011 a las 22:34
tranvia



El tranvía  ha vuelto a las calles de Zaragoza, y por el momento parece que va a ser un éxito, pese a algunos problemas y desajustes lógicos en estos primeros pasos. Miles de zaragozanos lo están probando estos días, y los medios de comunicación le estamos prestando una atención preferencial. Pero, ¿cómo se trató el tema en 1902, cuando se estrenó el primer tranvía eléctrico en la ciudad? Léan la crónica:
Se han celebrado hoy por la mañana las pruebas de los tranvías de nueva tracción, habiendo asistido a ellas el alcalde, Sr. Fornés, los individuos que forman la sección segunda del Ayuntamiento y varios concejales; el ingeniero jefe de Obras Públicas, sr. Llanas; el ayudante del ramo, señor Solano; el ingeniero electricista, señor Garnica; el arquitecto municipal, señor Magdalena, y de la sociedad, los señores Escoriaza y Buset, y el ingeniero director de los trabajos de electricidad, Mr. Rousell y sus ayudantes de la casa Thomson-Houston; escasos invitados y entre ellos el representante del HERALDO. El señor Paraíso no ha podido presenciar las pruebas por encontrarse ligeramente indispuesto.
A las diez en punto comenzó el acto oficial por la línea de bajada de Torrero y con el coche número 2. Anduvo el tranvía primeramente la mitad del trayecto hasta la puerta de Santa Engracia, volvió a subir al punto de partida y luego de arreglar, en breve espacio, la cadena del freno, que estaba sobrada de eslabones, indicaron los técnicos como prueba más principal la de parar a la velocidad máxima-15 kilómetros por hora, que es lo reglamentado- y en el punto de pendiente más rápida de la línea, o sea en la bajada en curva de Cuéllar.
Como las ruedas atadas por el freno ordinario patinaban sobre los rails, efecto de la humedad, se echó sobre estos un poco de arena, a fin de observar el efecto en buenas condiciones. No puede ser más sorprendente la eficacia de los frenos. A toda velocidad por aquella pendiente pasó el tranvía en un trecho de siete metros y una vez fue tan en seco la parada que no llegó siquiera a la longitud del carruaje. A razón de 18 kilómetros por hora se detuvo la marcha en doce metros.

Se probó la curva del alto de Torrero, se paró en mitad de ella, en una palabra, se han hecho pruebas escrupulosas con admirable resultado.
Inmenso gentío las presenciaba en el paseo de Sagasta y se han tributado aplausos al nuevo servicio.
Cuando el tranvía ha dado la vuelta a todo el ramal de Torrero, ha surgido una prueba natural. A la salida de la puerta de Santa Engracia, entrada de la población, se ha encontrado el vehículo con un carro que cruzaba la vía y el choque parecía inevitable; sin embargo, ha jugado el freno mecánico y el tranvía ha parado 'de pronto'.
En el paseo de la Independencia y plaza de la Constitución había más curiosos que en el paseo de Sagasta. El tintineo de las campanas de aviso ha llenado de gente los balcones.
Han sido conductores del tranvía Mr. Roussell y uno de los dos empleados que han venido de San Sebastián. Probablemente mañana o pasado se dará al público este servicio.
Antes se emitirá informe de estas pruebas en acta que firmarán los Sres. Llanas, Garnica y Magdalena.

Pues ya lo ven.

Y mañana...
La encajera más querida de Aragón




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo