Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Los 'chitos' gaiteros de Eugenio Gracia

Eugenio
Eugenio

Hasta finales de los años 70, la música tradicional aragonesa estuvo sepultada. La jota era la expresión máxima y monopolizadora de esta música. Sin embargo, la tradición oral y la escrita –con los voluminosos cancioneros de Arnaudas, Mingote y Mur- guardaba cientos y cientos de piezas musicales ajenos a la jota y tan emocionantes y tan representativos del folk aragonés como podía ser ella. Labordeta, en su álbum 'En directo' (1977), a través de la pieza 'Chinchecle', dio la voz de alarma para despertar esas músicas, lo que tuvo fruto inmediato en el magnífico debut discográfico del grupo Chicotén, un año después, en 1978.

Desde entonces, el fardo de la música tradicional aragonesa se ha ido llenando de grupos y de discos magníficos: Boira, Hato de Foces, La Orquestina del Fabirol, Cornamusa, Biella Nuei, La Ronda de Boltaña, Eraje, Escandallo, La Birolla, Fagüeño… y, claro, los dos discos de Labordeta dedicados al género –'Cantata para un país' (1978) y 'Las cuatro estaciones' (1981)- así como los trabajos de Eduado Paz en solitario o para el tercer disco de La Bullonera.

Un panorama pues enriquecedor y fructífero al que recientemente acaba de unirse otra obra nueva aunque su autor sea bien conocido: Eugenio Gracia, gaitero de los fenecidos Ixo Rai!, que acaba de publicar su primer disco en solitario con el título de 'Chitos', que en Aragón vienen a ser 'brotes verdes', y no precisamente los de la ministra Salgado.

El disco, con 13 piezas que Gracia ha ido componiendo en los últimos 20 años, es de una apacible sonoridad y hasta de una estremecedora melancolía, también de dinamismo festivo. La voz cantante la lleva permanentemente la gaita de boto aragonesa acompañada de un arsenal de instrumentos (arpa, acordeón, cajón, guitarra, laúd, gaita, violín, piano, saxo, percusiones, chicotén…), no en vano Gracia cuenta con la colaboración de casi toda la plana mayor del folk aragonés, desde Joaquín Pardinilla a Toño Bernal, José Luís Seguer, Pepín Banzo, Roberto Serrano, Susana Arregui, Pilar Gonzalvo… y una decena más de músicos.

Ahí se mezcla la jota con el vals, el baile con el trance, la rumba con el baturrismo, pero más como señuelo irónico en los títulos que como reflejo real en las piezas, pues Gracia no deja enterrar el sonido diáfano de la gaita en ese arsenal de instrumentos, ni se deja arrastrar en exceso por fusiones que podrían haber mixtificado el álbum, convertirlo en otra muestra más de los descalabros que han ofrecido no pocos fusionadores de la música popular española en los últimos tiempos.

Un disco pues que a buen seguro complacerá a los amantes de la música tradicional aragonesa y de la cultura musical de esta tierra, por su excelente labor compositiva, por las contenidas aportaciones de los músicos invitados, por su impecable limpieza sonora y por su mucha sensibilidad, con piezas cuyo título ya sugieren ese cuidado y ese gusto exquisito del gaitero aragonés por el trabajo meticuloso y bello, caso de 'La canción más bonita del mundo' o 'Tarde de lluvia'. Ha sido editado por el sello Luna Nueva. Y ojalá sigan creciendo más 'chitos' como este.

En este enlace pueden escucharse fragmentos de algunas piezas del álbum:

http://egchitos.blogspot.com/p/escuchalo.html

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión