Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Eric Clapton ajusta cuentas con las canciones de su juventud

Paradojas del Medio Ambiente musiquero. La entrada del otoño ha coincidido con un gran rebrote primaveral de grandes viejas glorias del pop y del rock. Figuras de antaño, con sus más de sesenta años a la espalda o bisándolos, herborizando en el mercado discográfico otoñal con disco nuevo. Phil Collins, Neil Young, Robert Plant, Santana, Eric Clapton, Bryan Ferry, Tom Jones, Ron Wood, Alice Cooper, Joe Cocker, Leonard Cohen, Rod Stewart, Elton John, Ray Davis, Brian Wilson, Bruce Springsteen, Bob Dylan y hasta el difunto Jimi Hendrix han soltado ya su correspondiente edición discográfica en el mercado –en algunos casos, opulenta- o están a punto de hacerlo. Los viejos rockeros nunca mueren, tirando de tópico.

Me detengo, por hoy, en Eric Clapton porque, pese a los años, a que los modernos lo pongan en el arcón de los dinosaurios… etcétera, etcétera, ha hecho un disco que contiene más música que toda una paletada de grupitos de hoy con certificado de figuras. De principio a fin, un disco melodioso, sereno, cálido, en el que Clapton recurre a viejos temas de Irving Berlin, Solomon Burke, Fats Waller, Hoagy Carmichael, John Mercer, J. J. Cale…, a temas de viejo blues, jazz, gospel, swing, sonido New Orleans… para recrearlos en toda su pureza o rodearlos orquestalmente, lo que da lugar al disco más variado e inédito de su carrera, con cosas tan distantes como el fibroso blues con el que abre, 'Travelling Alone', de Melvin Jackson, y el tema de cierre, el standard 'Autumn Leaves' a toda orquesta.

Y ello, con algo impropio de estos días, acompañado ocasionalmente, como digo, por una gran orquesta (la tela que vale) y sobre todo rodeado de un larguísimo elenco de invitados que quita el hipo, desde Allen Toussaint a Wynton Marsalis, su ex Sheryl Crow, J. J. Cale, Paul Carrack, Steve Winwood, Derek Trucks, Jim Keltner… Solo la intervención de Wynton Marsalis en el tema de Irving Berlin, 'How Deep Is The Ocean', haciendo sonar su trompeta sobre un fondo de cuerdas es de un confort de cinco estrellas.

Un disco con buqué, lujoso, sofisticado, y por supuesto fuera de modas y tendencias, para gente con gusto, que seguramente será más madura que joven, pero música sin mácula, de primera. Pudiera decirse que un ajuste de cuentas de Clapton con su juventud, cuando conoció la mayoría de las piezas que se incluyen en este disco, ajuste que le ha salido bordado al viejo dios de la guitarra. Bienvenida sea esta primavera otoñal de las viejas glorias.

http://www.youtube.com/watch?v=7xgaWpQojMI

http://www.youtube.com/watch?v=mHiOODeHi8M

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión