Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

El FIZ, que empieza hoy, un islote en medio del océano de vulgaridad

Edito para añadir al final del texto, la crónica que me ha mandado mi colega del Heraldo, Chaco Morais. Muchas gracias, amigo. Un valioso detalle en medio del palizón que es cubrir periodísticamente unas fiestas.

En el océano de mediocridad, de músicas trilladas, que de nuevo trae el cartel del Pilar, el FIZ (Festival Internacional de Zaragoza) es un islote donde refugiarse los náufragos deseosos de escuchar algo diferente, algo que no sea lo corriente que se pasea por pueblos, ciudades y villorrios de la España carpetovetónica en fiestas.

Como en ediciones pasadas, el cartel no puede ser más rutilante y apetitoso. Hoy, si es que el chico malo del rock británico no la juega, será posible escuchar a Peter Doherty, además de a Tim Robbins, The Go! Team, Dorian, Zombie Kids y los zaragozanos Estige y Tachenko.

Doherty grabó el año pasado su primer disco en solitario, 'Grace / Wasteland', un giro radical e insospechado del rock al folk-pop preciosista que mostró a un Doherty sereno y domesticado, haciendo y cantando canciones como si de un John Martyn o un Gordon Lighfoot se tratara. Habrá que escucharle con atención y silencio, salvo que cambie el registro y se tire por la estela Libertines o Babyshambles, cosa improbable.

Curioso será la presencia en público del actor Tim Robbins, hasta hace poco esposo de la gran Susan Sarandon y protagonista de películas bien conocidas como 'Mystic River', 'Alta fidelidad', 'Pena de muerte' o 'La vida secreta de las palabras'. Al igual que Billy Bob Thornton, Robbins se ha mudado temporalmente a la casa musiquera con una colección de canciones intimistas y graves, iluminadas por el folk, el blues y el country, algo así como si Springsteen o Dylan se pusieran muy tristes y tiernos. Las ha reunido en su primer álbum junto a The Rogues Gallery Band, de título homónimo.

El halo sereno y folky que, teóricamente, dejarán Doherty y Robbins se mutará en diversión casi de parvulario con The Go! Team y su pop escolar, hecho a base de retazos del pop femenino sesentero, el hip hop y la new vawe ochentera, amén del uso de samples, scratching y cacharritos varios. Son seis (dos baterías incluidas), vienen de Brighton y han grabado hasta ahora dos álbumes.

Con el cuidado pop electrónico de los catalano-madrileños Dorian y la brutal batidora de estilos de los dos DJs afincados en Madrid, Zombie Kids, se cerrará la primera jornada del FIZ, que abrirán los ya bien conocidos Estige y Tachenko. Para mañana, Massive Attack, Bigott, We Are Standard, 3 Mellizas, Addictive TV, We Have Band o la dulce Anni B Sweet. Dejo unos youtubes para ir hacienda boca para hoy. Y la web del festival:  http://www.fizfestival.com/

http://www.youtube.com/watch?v=i58-4yeRDgk

http://www.youtube.com/watch?v=21pNlwLMvEg&feature=channel

http://www.youtube.com/watch?v=mJl34rR3IME&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=ZMeJx1jP2C0

http://www.youtube.com/watch?v=hRU9VrpmxI4

Chaco en el FIZ

Había expectación para Tim Robbins, aunque la sala estaba un poco desangelada. Seguramente, el público esperaba al actor, porque no paró de hablar mientras tocaba. Tanto, que hubo gente en las primeras filas que mandó callar durante alguno de los temas. Pero que si quieres arroz. Las conversaciones giraban en torno a Susan Sarandon o 'Cadena perpetua'. El Robbins músico le puso ganas, brindó con el público hasta en dos ocasiones, y se le notó que disfrutaba en su nueva faceta. Además, estaba muy bien arropado por los siete músicos de su banda. Solo que su receta quizá fuera demasiado indigesta: un popurrí de estilos, muy 'american way of life', que solo faltaban imágenes del rodeo o del desierto de Arizona. Un tema folk, otro country, otro blues... Poca unidad en su propuesta. Una pena la poca atención que consiguió, en cualquier caso.

Porque, conforme avanzaba la noche, más audiencia se iba sumando al escenario principal. Aunque a las 23.00 aún no había hecho acto de presencia, y mucha gente se temía lo peor (o lo mejor, que nunca se sabe), Pete Doherty finalmente compareció. Solo con su guitarra -y su sombrero, claro, y su botella de Jameson y varias coca-colas-, se subió al escenario de la Multiusos y dio un recital irregular. No es que tuviera una de esas noches celebradas por los tabloides británicos, en la que la combinación de factores (y sustancias varias) dan al traste con el aspecto musical. Ayer, encadenaba canciones, y no fallaba con la guitarra, compañera inseparable. Aunque, la verdad, los temas de Libertines o Babyshambles, sin el acompañamiento de banda, pierden puntos. La desnudez de la propuesta trató de compensarse con dos bailarinas que trataban de seguirle el ritmo con pasos de ballet, que pegaban tanto como una orquesta de cámara a las letras de Shakira. Aún así, hubo gente que quedó contenta. Aunque fueran aquellos que llevaban sombreros a lo Doherty y que estaban entregados antes de que empezara a tocar, el propio artista tiró al público su sombrero, olvidándose que se había dejado allí lo que parecía un cigarro, aunque no sabemos de qué, enganchado. Lo pidió, pero tampoco le importó mucho que se lo devolvieran. Dos minutos antes, le habían tirado un sujetador...

Para espectáculo del bueno, el de después. Porque la propuesta de 'The Go! Team' es sin duda para el directo. Explosión de ritmos, vitalidad desbordante y una mezcla de funk y hip hop que tuvo bastantes adeptos. Aunque, sinceramente, creo que el concierto más multitudinario fue el de los Dorian, que cada día tienen más parroquia. No vería difícil que pronto den el salto a las radios comerciales, porque sus temas pegadizos y su cuidada puesta en escena está claro qeu gustan. Para cuando terminaron, con esa 'Tormenta de arena' (y ya eran casi las 4), tenían a todo el público saltando y coreando el estribillo.

Y ya me fui Matías, porque esta mañana estaba trabajando, y estoy que me caigo. Chaco Morais

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión