Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

¿Axl o Slash?

En este mundillo del rock, rebosante de vanidades y hogueras de divismo, de trifulcas internas y egos estratosféricos, son reiteradas las roturas de grupos, incluso en plena ascensión, o cuando todavía no han dado el máximo que se imagina podrían dar. Sin ir más lejos, por aquí hubo unos héroes que entre ellos se convirtieron en villanos, acabando poco menos que a mamporros.

Y por ahí fuera, el caso de Guns N' Roses fue más que sangrante. Habían logrado cima espectacular con aquel derroche que fue el doble-doble 'Use Your Illusion' y de repente, tras el repizco caprichoso del álbum de versiones punkies, salieron todos escopeteados, echando pestes unos de otros, especialmente con Axl y Slash subidos al ring ("¿por qué me miras si me odias?"). Lo que seguramente se dejaron en el frasco de las esencias, de haber seguido un curso normal... Pero, life is life, ego is ego, money is money. Y fin.

Slash, con altibajos, es el que ha mantenido una trayectoria más regular y hasta cuerda si se quiere. Porque lo de Axl, con ese 'Chinese Democracy', batiendo el récord de tiempo de confección y espera de un disco, es una pálida sombra de lo que fue, físicamente y musicalmente. El guitarrista, sin embargo, ya digo, con todos los tropezones que se quieran, ha evitado el patetismo que Axl ha mostrado en algunos escenarios, a la sombra de su ex grupo, Guns N' Roses, que dicho sea de paso es una de las patadas más directa en salva sea la parte que se ha podido dar él mismo y a sus viejos colegas. Los Roses, que vienen a Zaragoza en octubre, están muy lejos de lo que fueron, siendo benévolo en la apreciación.

Slash, tras el trayecto con Velvet Revolver, acaba de poner en el mercado un nuevo disco en solitario, que ha provocado división de opiniones. He leído en foros de Internet  arremetidas muy gordas: que si se aprovecha de su nombre para fichar cantantes, que nunca tendrá un grupo en condiciones, que el disco es de una incoherencia total, que no hay unidad..., y sobre todo que no hay punteos que evoquen aquel punteo maravilloso de la monumental 'Sweet Child Of Mine'. Opiniones dispares y, por supuesto, respetables. Allá cada cual.

La mía, en el Muévete, donde este viernes le he colocado cuatro estrellas al álbum, destacándolo como disco de la semana, es totalmente positiva. Me ha gustado el disco. Es posible que sea disperso, por la colección de cantantes invitados, desde Ian Astbury a Iggy Pop, pero las canciones, salvo quizá la de Chris Cornell e inluso la del mismo Ozzy Osbourne, tienen punch, enganchan, y solo hay que poner mínimamente el oído para ver cómo suena y luce la guitarra de Slash permanentemente.

Sí, 'Sweet Child Of Mine', 'Live And Let Die', 'Get In The Ring', 'Coma', Civil War', 'November Rain'...,  los Guns en toda su gloria, están muy lejanos, pero aquí hay chicha rockera y guitarrera. Y buenas baladas. Y hasta un instrumental de rechupete, 'Watch This Dave', junto a Dave Grohl a la batería y al viejo colega de los Roses, Duff Mckagan al bajo.

Vamos que personalmente le hubiera querido en Zaragoza antes que a Axl y su sombra de los 'fenecidos' Roses. O si hubiera sido posible, los dos; claro, cada uno por su lado, porque todavía andan que se muerden. Una idea: un minifestival, con telonero el uno del otro, o un día uno y al día siguiente, el otro. Y así todos contentos. ¡Ay, cuánto se echa de menos a los Roses de verdad!... ¿Tú tienes alguna predilección?

Aquí, el vídeo de una de las canciones del disco,  'By The Sword' con Andrew Stockdale, el cantante de Wolfmother:

http://www.youtube.com/watch?v=YwENuEZ7XPc&feature=related

Etiquetas
Comentarios