Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

¿Cuál fue la primera tesis doctoral realizada con ordenador?

Mariano García 29/03/2010 a las 23:07
tesis



Lo de que las ciencias avanzan que es una barbaridad no es solo una frase ingeniosa de una zarzuela. Vean, si no, la noticia que publicaba Milagros Heredero en HERALDO en marzo de 1975: una profesora zaragozana había culminado su tesis doctoral y había sido la primera en utilizar ordenadores en su trabajo:
La tesis leída el pasado día 27 en la Facultad de Filosofía y Letras de Zaragoza marcará una época en la Universidad española. Es el primer precedente en nuestro país y muy probablemente en toda Europa. La metodología empleada en la elaboración de esta tesis va a ser oficialmente registrada. Puede decirse que en ella se han hermanado la humanística y la ciencia de manera altamente prometedora.
Esfuerzo, sacrificio, vicisitudes, idas y venidas, emociones y sobresaltos ha tenido que padecer y disfrutar durante cinco largos años su autora, la lectora María del Carmen Ansón Calvo, profesora ayudante del departamento de Paleografía del profesor don Ángel Canellas, actual vicerrector de nuestra Universidad y director de esta tesis profundamente original y, por supuesto, calificada 'cum laude'.
El título es extenso: 'Exposición al desarrollo de una metodología para la utilización de computadoras en el aprovechamiento de los archivos parroquiales: la parroquia de San Pablo en la primera mitad del siglo XVII'. La tesis también extensa: más de dos mil folios, tres grandes tomos. En ellos queda exhaustivamente reflejada, viva, cierta, la que fue Zaragoza entonces. A través de la vida parroquial de San Pablo, la más representativa, con una población de diez mil habitantes, la mitad de la ciudad.

-Gracias a la gentileza de su párroco, accedimos al archivo. Las actas de bautismos, matrimonios y defunciones arrojaron cincuenta mil fichas-diapositivas, que quedaron codificadas en más de cien mil tarjetas perforadas BCD. De ellas fueron extraídos más de un millón de datos. Los programas se escribieron en Fortran. Hay que tener en cuenta el trabajo cuantitativo y cualitativo que supone el 'traducir', el adaptar términos del archivo parroquial al lenguaje de ordenador. Es una labor que nunca se había hecho. Sólo existe un precedente en América, donde hace siete años el profesor Merle Curti aplicó las computadoras a un problema histórico.
El resultado final, me explica la doctora Ansón, ha sido matemático. Allí ha salido hasta la longitud de las calles. Todo queda proyectado en el plano que, pacientemente, partiendo de la posesión de sus conocimientos, ha construido de Zaragoza en el siglo XVII. Una anécdota: cuando la doctora Ansón se pasaba las mañanas de los domingos con su marido y sus dos pequeñas perdida en el barrio de San Pablo, tomando datos, midiendo casas, la curiosidad del vecindario se hizo acuciante.
Hasta que una vez, sin poderlo resistir, tres mujeres se plantaron de frente para espetarles: "¿Ustedes son los de la constructora, verdad? Pues midan, midan todo lo que quieran, que nosotras ¡no nos iremos!".
-¿Cómo se le ocurrió a usted echar mano de las computadoras?
-Fue idea del profesor Canellas. Gracias a esto se pueden manejar un millón de datos. Ya son fundamentales para que una investigación pueda quedar dentro de la propia aventura vital del historiador, del investigador. Porque, si no, ya comprenderá que se requerirían varias generaciones. Por otra parte, todo el trabajo lo he hecho en conexión con el Centro de Proceso de Datos del Ministerio de Educación y Ciencia de Madrid, a través de una terminal que, gracias al eficaz rectorado de Casas, hay en la Facultad de Ciencias de Zaragoza y, como le dije, a través del cual, por control remoto, se envían las órdenes del trabajo y se reciben los resultados.
Las conclusiones desprendidas de las tesis abarcan aspectos muy diferentes: demográficos, sociológicos, urbanísticos y puramente  metodológicos.
-Esta metodología desarrollada por usted, ¿servirá para otros investigadores españoles?
-Efectivamente, sí. Significa un nuevo método de trabajo que sirve para extraer, clasificar y recoger información histórica de los archivos parroquiales. Con los ocho programas que hemos trabajado, se ha obtenido, en forma numérica, recuentos de datos simples o complejos y con ellos deducido información muy diversa. En cuanto a la demografía, entre otros aspectos, se han establecido las épocas de mayor concepción; la influencia que tuvo la expulsión de los moriscos sobre el índice de natalidad; el números de hijos-promedio, tres; el número de ilegítimos, que era de un ocho por ciento; la mortalidad infantil, que alcanzaba su cota en los meses de verano; la mortalidad de mayores, que incidía más en el otoño; la cifra que abarcó la expulsión de los moriscos, que al parecer era muy superior a la que se conoce por los documentos; el número de casamientos, que era una media de ciento cincuenta anuales y que disminuyó en los años previos a la expulsión de los moriscos. La esperanza de vida de la mujer de la primera mitad del siglo XVII, que oscilaba entre los treinta y tres y treinta y cinco años. Y muchos datos más absorbentes cuando se trata de conocer una forma de vida perdida ya en la historia. Desde el punto de vista sociológico, enumera la doctora Mari  Carmen Ansón algunos aspectos esclarecidos:
-La motivación del nombre de los neófitos, se les daba del santo más importante y más próximo al nacimiento; los índices de riqueza de las distintas profesiones, que eran en un veintitrés por ciento gremiales; en un quince, agrícolas; y en un diez por ciento, clero. También hemos realizado un estudio de la emigración y de la inmigración, que vino a llenar el vacío de los moriscos. Hemos hecho el censo de las muertes por causa especial: sentenciados, reyertas, etc. Una gran cantidad de información detallada que, a través del matemático ordenador, configura la historia y la vida dentro de los periodos históricos, de una manera más real, más exacta, que nunca querrá decir menos literaria. Una aportación básica y nueva de las computadoras a la demografía histórica, a la historia.
-Muy contenta, ¿verdad? -pregunto a la doctora Ansón-. ¿Qué va a hacer usted ahora?
-Seguir investigando, por supuesto, todo lo que pueda.
Creo que es interesante aclarar, por si puede servir a alguien para algo, que la doctora Mari Carmen Ansón estudió su carrera después de casarse. Alternando sus estudios y el nacimiento y cuidado de sus dos niñas, con los programas extensos de las asignaturas. Sacó premio extraordinario en su licenciatura. Otro premio a  la mejor tesis de tema aragonés de la Institución Fernando el Católico. Fue becaria del Plan de Formación de Personal Investigador; ahora es profesora ayudante de Paleografía, y acaba de realizar un buen trabajo.

Ya ven cómo en esto, y en otras muchas cosas, la Universidad de Zaragoza ha sido pionera.

Y mañana...
Una película de ficción en la capilla de la Virgen del Pilar




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo