Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Pero sí estuvo (Dylan) en Zaragoza, tres veces

dyaln-95-previa-copia
dyaln-95-previa-copia

Bob Dylan tardó mucho en llegar a España. Hasta el verano del 84 no ofreció su primer concierto en nuestro país. Lo hizo en el estadio del Rayo Vallecano, en una inolvidable noche, con un plomizo Santana de telonero, pero con un Dylan eléctrico, en estado de gracia y con Mick Taylor en su banda.

A tierras aragonesas tenía que haber llegado en 1992, para actuar en la plaza de toros de Zaragoza, dentro de los Festivales del Ebro, pero poco antes, el Sr. Zimmerman se cansó de actuar y canceló su gira repentinamente. Dio espantada torera y nos  quedamos  con la miel en los labios. Miel que, por fin, pudimos probar en la plaza de toros de Huesca, en 1993, y dos años después en la misma Zaragoza.

El bardo rockero actuó en nuestra ciudad el 25 de julio de 1995. Mala fecha: verano, vacaciones y día de fiesta. Solo tres mil personas en el concierto. Poco público en el pabellón Príncipe Felipe, pero música de alta graduación, con un Dylan entre acústico y eléctrico sencillamente genial. No me explayo en más comentarios: adjunto la crónica que escribí aquella noche a toda velocidad por si alguno quiere más detalles (ojo al corte sobre la 'personalidad' del amigo) y también la página previa al concierto.

En el 99 volvió al Príncipe Felipe, y de nuevo otro grandioso concierto. Seguía aferrado a su fórmula acústico-eléctrica y era una delicia oírle en las acostumbradas remodelaciones de sus canciones. Acudió algo más de público, en torno a las cinco mil personas.

Volvió en el 2008 con motivo de la Expo, y no puede decirse que saliese a hombros. Para entonces ya se había colocado tras el piano, dejando prácticamente la guitarra; y eso, como dijo Sabina con toda su ironía canalla, era una 'mariconada intolerable'. Además, había modulado el canto, poco menos que escupiendo las sílabas. Y para colmo, el concierto fue en la maldita explanada de la Feria de Muestras. Yo, personalmente, como me consta que hizo algún que otro 'dylanita', ni tuve ganas de acudir a la llamada. Había casi más motivos en contra que alicientes.

De todas formas, Dylan estuvo por tercera vez en Zaragoza. Y, sobre todo, estuvo en 1995 y 1999, con aquellos dos memorables conciertos. Lo que no ha ocurrido en esa película, 'I'm Not There', que comentaba en la entrada anterior. Para consuelo, rescato una canción del concierto del 95, que a duras penas y con todas las dificultades del mundo pude grabar. En concreto, la canción con la que puso final al concierto, el último bis, 'Rainy Day Women'. Pésima imagen y flojo sonido, pero impagable documento personal para el recuerdo.

http://www.youtube.com/watch?v=oTrzMuQASEs

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión