Despliega el menú
Blog
Suscríbete

¿Conoces el antiguo lenguaje de las flores?

Hermoso. Las sociedades occidentales vivieron una regresión conservadora en el siglo XIX, cuando imperaba la moral más estricta y las buenas maneras. El amor, sin embargo, es difícil de reprimir y los apasionados amantes siempre encontraban vías para enviar sus mensajes. El más utilizado era el lenguaje de las flores, una manera discreta de profesar admiración, rechazo, celos, pasión o indiferencia. Se trata de un lenguaje de gran tradición, que fue recopilado en el siglo XVII por el monarca inglés Carlos II pero que gozó de gran aceptación durante la época victoriana.

Todavía hoy en día perdura parte de ese lenguaje floral: quien recibe un ramo de rosas rojas sabe que su amante es apasionado y aquellos que regalan flores blancas ensalzan la pureza de la persona amada. En el siglo XIX, el lenguaje acabó siendo de dominio público y perdió su carácter secreto, por eso hoy en día merece la pena volver a redescubrirlo y aprovechar que poca gente lo conoce para enviar esos mensajes secretos. ¿Siente que la otra persona debería hacerle más caso? Regale camelias rosas; si sintió amor a primera vista, envíe un ramo de gladiolos.

ACTIVIDADES PARA TODA LA FAMILIA

>> Jacintos morados. Significa que la otra persona está muy arrepentida, que lo siente mucho y que espera ser perdona. Si usted no está dispuesto a pasar por el aro, puede enviarle a su vez una rama florida de cercis siliquastrum o árbol del amor, también conocido como de Judas y que significa 'desconfianza'.

>> Peonías. Cuidado si una persona nos envía un ramo de peonías. El mensaje que guarda es furia, enfado y vergüenza por algo que le hemos hecho. Podemos despedirnos de él con un arreglo de flor de guisante, que implica un adiós, o bien pedir su perdón con una ramita de castaño o bien con violetas azules.

>> Diente de León Si no hay mucho dinero para expresar sentimientos, siempre se pueden tomar algunas flores silvestres, como el diente de león, que simboliza fidelidad, belleza y que los deseos se hacen realidad. Podemos responder con una caléndula silvestre, con la que expresaremos nuestra felicidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión