Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Convertir la jardinería en un juego para niños

Divertido. Los niños disfrutan en paseos por el campo, viendo insectos y aprendiendo a distinguir árboles y plantas. Sin embargo, a veces no les queda más remedio que quedarse en casa, ajenos al mundo natural. No es necesario disponer de un jardín o de una terraza amplia para que los niños se inicien en el mundo natural. Basta un pequeño balcón o incluso el alféizar de su ventana para que descubran todo un universo en el que disfrutar. Lo mejor es convertir la jardinería en un juego en el que ellos se sientan cómodos.

No sirve de nada hacerles cuidar de una planta delicada y corregirles continuamente: ¿por qué no dejar que ellos escojan aquellas especies que más les gusten? Plantas sencillas como perejil, dondiegos, bulbos o geranios serán ideales para empezar. Las semillas de los dos primeros son tan fértiles que disfrutarán aprendiendo cómo funciona una semilla y la función de los cotiledones. Con los bulbos, conocerán a los insectos que acuden a libar su néctar y con los geranios y coleos aprenderán a reproducir las plantas de manera vegetativa. ¿Quién dijo que la jardinería era aburrida?

ACTIVIDADES PARA TODA LA FAMILIA

>> Mini huerto de ensaladas. Comer verdura es a veces una misión imposible. Si el niño aprende a cultivarlas, estará encantado de comerlas y de compartirlas con sus amigos. En una maceta de tamaño mediano, se pueden cultivar plantas pequeñas como perejil, lechuga, acelga, borraja o brócoli.

>> Maceta para mariposas. Las mariposas son una alegría para el jardín y su azarosa vida, desde los inicios como oruga, su voraz apetito entre plantas y la salida de la crisálida enseña al niño mucho sobre la naturaleza. Una maceta con budelias enanas, aquileas, crisantemos, tomillo y mejorana será un festín para ellas.

>> Vivero de insectos En un rincón alejado de la casa -por si los adultos tienen reparos- se puede crear un paraíso para insectos. Entre plantas frondosas como vincas, dondiegos y hierba alta, se colocan cuatro o cinco troncos cortados. Cuando se pudran, se convertirán en una ciudad para insectos.

Etiquetas
Comentarios