Blog
Suscríbete por 1€

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

Músicas torturantes

Manchado cuelga en el Tablón un listado de las músicas que los americanos les ponían (y quizá les sigan poniendo) a los presos de Guantánamo. Por si no la habéis leido:

AC/DC, Aerosmith, Barney theme song (By Bob Singleton), The Bee Gees, Britney Spears, Bruce Springsteen, Christina Aguilera, David Gray, Deicide, Don Mclean, Dope, Dr. Dre, Drowning Pool, Eminem, Hed P.E., James Taylor, Limp Bizkit, Marilyn Manson, Matchbox Twenty, Meatloaf, Meow mix jingle, Metallica, Neil Diamond, Nine Inch Nails, Pink, Prince, Queen, Rage against the Machine, Red Hot Chili Peppers, Redman, Saliva, Sesame street theme music (By Christopher Cerf), Stanley Brothers, The Star Spangled Banner y Tupac Shakur.

A primera vista sorprenden nombres como Neil Diamond, Don McLean o los mismos Bee Gees así como parecerían 'normales' o 'apropiados' los Marilyn Manson, Metallica o Rage Against The Machine, por elegir algunos. Pero, bien pensado, yo creo que la lista es irrelevante. Cualquier música, por muy buena y deseada que sea, da lo mismo Mozart que Bisbal, es un coñazo cuando te la hacen escuchar una y otra vez o cuando suena en sitios y en horas que no son de tu agrado, pongamos los autobuses, los ascensores, las consultas médicas, los grandes almacenes, las peluquerías... ¿Por qué narices tiene que sonar música en sitios públicos o incluso en lugares de trabajo?

Resulta un suplicio cuando te la meten con taladro, algo que hila con el asunto del cierre de salas y del ruido, profusamente tratado en este blog. El placer se convierte en martirio, no digamos si esa música encima se elige a conciencia y se utiliza a gran volumen como arma torturadora. Debe ser terrible, aunque no lo parezca. Es como si durante un año entero te obligaran a pegarte un atracón exclusivo de jamón de Guijuelo para desayunar, comer y cenar. ¿No acabaría uno desquiciado? Estos americanos son especiales para montar películas de terror, son de un refinado que, en efecto, mata.

De cualquier forma no hay que llegar a tanto. Seguro que cualquiera de quien lee este blog ha sufrido suplicio en algún momento con una música que le ha taladrado el cerebro por culpa de un vecino, un bar, una peluquería... En mi caso, recuerdo una temporada de verano en que un vecino, por la noche, ponía a toda castaña el 'Violator', de Depeche Mode, y mira que era bueno el jodío disco, pero cuánto llegué a odiarlo...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión