Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Contra el ruido, no contra las salas musicales

Cada cual interprete las cosas como mejor le parezca y estime, pero insisto: ni mi comentario publicado en el Heraldo la pasada semana ni la entrada de más abajo en este blog son EN ABSOLUTO diatribas contra la sala Arrebato, sino en general contra el problema del ruido generado por bares, salas, discotecas, industrias o vecinos ruidosos que incumplen la normativa vigente, contra cualquier foco que arremeta contra la salud y el descanso domiciliar.

Es un problema que afecta a mucha gente y la prueba son las muestras de solidaridad que mi comentario ha recibido. Pero insisto, y si alguien así lo ha tomado, le rogaría que releyese bien el escrito: no se trata de ninguna arremetida ni contra la Arrebato ni contra sala alguna donde se programe música en directo. Más de la mitad de mi vida periodística, desde el famoso BV-80 al Plató, KWM, En Bruto, Metro, Pyramis..., me la he pasado pateándome todas las salas habidas y por haber en Zaragoza. Y defendiéndolas en el periódico. La hemeroteca está ahí para demostrar que no soy un perseguidor ni un verdugo de la música en directo, sino todo lo contrario. Es algo distinto y más general, tan simple y esencial como la defensa de la legalidad y el derecho al descanso en casa.

En los motivos del cierre de la sala Arrebato por parte de Urbanismo, entre otras causas, se dice que "acumula denuncias vecinales por ruidos". Si alguien que dice haber vivido encima de la sala, asegura que "es mentira que se moleste a los vecinos", pues habrá que creerle, pero si la Policía y Urbanismo dicen lo contrario... Igual en este cierre en concreto, como  insinúa algún lector del blog en la entrada sobre el "Cierre de la sala Arrebato", es posible que haya otros motivos que se escapan, lo cual sería más grave: ¿no le gustan al PSOE los espacios asamblearios?, ¿es un incordio para el ayuntamiento una asociación que fomenta la cultura y la música desde un punto de vista político tan marcado?, ¿es una limpieza de imagen de los jerifaltes de la política aragonesa?, según aseguran varios lectores... Por el bien de la sala, de la gente que a ella acude y de la música en directo -sea del tipo que sea- habría que clarificar y solventar inmediatamente esos problemas, sobre todo si esos problemas son 'burocráticos', y por tanto tajantemente repudiables, no de molestias vecinales.

Yo, a lo único que me opongo es al ruido no buscado ni deseado, pidiendo respeto y civismo y, por tanto que, guste o no, se cumpla la ley, y que la música en casa la elija uno y no alguien de fuera a través de paredes y tabiques. De eso iba mi comentario en el periódico. Igual era inoportuno pero la libre expresión no creo que tenga tiempos ni ritmos. Si por ello se me tacha de moralista y torticero o de que me columpie e incluso alguno esté dispuesto a poner mi cabeza en la guillotina, pues seguiré siendo moralista, torticero, columpiándome y guillotinado tantas veces como sea necesario.

Y si esto todavía alguien no lo entiende, que haga, por un momento, el simple esfuerzo de ponerse en el lugar de quien día tras día, tarde y noche, tiene que convivir con ruidos, gritos, músicas y decibelios por encima de la normativa. Nada que ver con que una sala programe música dentro del marco legal. Que es labor más que necesaria y encomiable. Y posible. NO AL RUIDO, SÍ A LA MÚSICA EN DIRECTO.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión