Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

DISCOTECA ABIERTA: The Allman Brothers Band

The Allman Brothers Band. "At Fillmore East". Polydor / 1971. Reeditado en CD en 1992.

Rock, blues, boogie, country... y nació el rock sureño. Los dos primeros álbumes de la Allman Brothers pasaron sigilosamente pero cuando llegó el tercero, éste, el grupo explotó. La mezcla de los estilos citados, la finura de las guitarras del tándem Duanne Allman-Dickey Betts, la peculiar formación de la banda con la doble guitarra, doble batería, bajo, órgano y voz, su apoyo constante en el blues y su resistencia para ofrecer conciertos larguísimos, amén de una habilidad manifiesta para componer melodías sutiles, fueron las armas con las que conquistaron el podio en el rock mundial, España incluida, donde empezó a conocérseles precisamente a través de este álbum, el de joyas  como "Statesboro Blues", "In Memory Of Elizabeth Reed" o "Whipping Post". Tanto en esta última pieza como en otra memorable y larga pieza, "Hot 'Lanta", sacaron a relucir el jazz como fuente para  perfilar el sonido caligráfico que patentó la banda sureña, cambiando así el rumbo del rock. Hasta entonces no se había trabajado con tanta concisión y limpieza en la fusión de estos géneros y sobre todo no se había plasmado en el escenario el término jam-session con el fragor y la duración que los Allman inyectaron a cada canción: una jam irrepetible que lo mismo podía durar diez minutos que una hora.

El afamado productor Tom Dowd estuvo a los mandos y al control técnico de las cuatro noches de donde salieron las siete largas piezas del álbum. Fue puntilloso como un amanuense ante un manuscrito, pero debido a ello y a la pericia musical de la banda de Macon (Georgia) surgió la pureza aliada a la energía, la improvisación y al sentimiento que destila este álbum. Siete meses después de los conciertos del Fillmore, moría Duanne Allman de un accidente de moto, y poco después lo hacía el bajista Berry Oakley, dos acicates necrológicos para mitificar enseguida este grandioso disco.

En el 92, Polydor volvió a editar el álbum, pero esta vez ya en CD y con, ni más ni menos, que una hora más de música sobre el álbum original, exactamente con cinco piezas más, entre ellas una "Mountain Jam" de casi 34 minutos, diferente -cómo no- a la incluida en "Eat A Peace", con un grandioso solo de batería doble para atragantar de gusto a los amantes de los tambores y viceversa, para matar a sus detractores y, sobre todo, un "bluesazo" lento cantado por Elvin Bishop, de título "Drunken Hearted Boy". Durante tiempo se le ha considerado como el álbum en directo por excelencia de la historia del rock, y razones hay, aunque para no categorizar de forma tan absoluta, dejémoslo entre, al menos, uno de los diez mejores álbumes en directo de todos los tiempos.

Ah, y por si aún hay alguien que no quede saciado de blues-rock en directo de la primitiva Allman, en 1990 Polydor editó un doble CD grabado en 1970 en Ludlow Garage, un club hippy por antonomasia de Cincinnati que en sus años de existencia, entre 1969 y 1971, fue como la segunda casa de la Allman. La grabación se hizo en dos pistas, pese a lo cual y pese a  algún ruidito molesto, tras la correspondiente masterización y limpieza, suena fenomenal. Y, ojo, aquí la "Mountain Jam" dura 44 minutos...

Dejo también un 'youtube' del "Whipping Post", de floja calidad pero casi reverencial porque está tomado en el mismo Fillmore East (el de Nueva York), donde se grabó un año más tarde el álbum desempolvado hoy en esta Discoteca Abierta. Muestra la formación de la banda, los duetos de Duanne (el rubio) y Dickey (el moreno), el empuje vocal de Gregg Allman...  y hasta los mismos efectos visuales de las luces estroboscópicas, tan unidas al hippismo. Todo un documento. Y un sabroso aperitivo, creo, para las vísperas de Woodstock...

http://www.youtube.com/watch?v=KHhKnc0XZrs

Etiquetas
Comentarios