Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

¿Quién toca la trompeta en las noches de verano?

Leyendas. “Y las hadas celebraron el banquete nupcial de su reina una cálida noche de verano haciendo sonar las flores como trompetas”. Así termina una vieja leyenda del norte de Alemania, tierra de duendes y hadas. La bignonia roja (campsis radicans) vive en verano su mejor momento y llena las pérgolas de largos zarcillos, nuevas ramas y, sobre todo, infinidad de enormes flores rojas. La peculiar forma de las flores ha llevado a imaginar todo tipo de cuentos en torno a ellas, el más popular hace mención a la orquesta de hadas que toca la trompeta. Pero también aparece en otros cuentos, como el de Juan y las alubias mágicas, en el cual el gigante utiliza esta planta para hacer sombra en el jardín. En realidad, no son las hadas quienes medran entre las flores de la campsis, sino los colibríes. Desgraciadamente, solo lo hacen en el hábitat natural de esta planta, el Este de los Estados Unidos. En Aragón, la polinización de la campsis corre a cargo de las mariposas, que con su larga lengua pueden llegar al fondo de la flor y sorber su néctar, transportando el polen en las patas.

RESISTENTE Y FÁCIL DE CUIDAR

>> Suelo Le gusta el terreno húmedo y bien abonado, pero se adapta a tierras calizas. En primavera y principios del verano conviene abonarla al menos una vez al mes, pero llegado el mes de agosto, debe suspenderse la fertilización hasta la próxima temporada. Los riegos han de ser continuos, procurando que la planta no se seque.

>> Propagación Las semillas de campsis son muy fértiles, pero la ausencia de colibríes puede hacer que muchos jardineros se encuentren sin semillas al final del verano. Lo mejor es reproducir la planta por acodo, colgando pequeñas macetas entre sus ramas y colocando una parte de la planta dentro para que eche raíces.

>> Plagas La campsis resiste tanto heladas como plagas, pero es habitual que los pulgones se conviertan en un incordio, sobre todo al principio del verano. La humedad que necesitan las raíces también contribuye a la aparición de hongos en las hojas. Lo mejor es controlar y fumigar cuando sea estrictamente necesario.

Etiquetas
Comentarios