Despliega el menú
Blog

Blog - El buen jardinero

por David Navarro

Cosechando con un codo fracturado

Regresando con la moto del huerto, un poco de gravilla jugó una mala pasada: el vehículo derrapó, los tomates que llevaba el Buen Jardinero en el regazo se fueron por los aires y el resultado fue un codo fracturado. ¡Justo en momento más inoportuno, cuando el huerto requiere tanta atención! Menos mal que Juan, el ayudante, ha estado al tanto de todo y no se ha perdido ningún producto. Esto es lo que a pasado este mes de julio:

¡Las cañas se apoderan del terreno!

Nuestro huerto de Alfocea tiene una tierra rica en nutrientes y con buenas reservas de agua en el subsuelo. El lugar perfecto para que aparezcan cañas invasoras. Ya nos habían advertido de que sería difícil librarnos de ellas, pero la ignorancia es muy osada y dábamos por seguro que con la azada y el motocultor el trabajo estaba hecho. ¡Menudo error!La azada nos permitió desenterrar gran parte de las raíces pero partió otras por la mitad, lo que hizo que se multiplicaran. El motocultor, al ser muy pequeño, no levantó más raíces y solo sirvió para batir la tierra. Y para colmo, esta zona de la ribera está repleta de regaliz de palo, otra especie invasiva cuyas raíces se alargan incluso varios metros.

¿Qué podemos hacer ahora?Poco, porque resulta imposible cavar de nuevo sin estropear todo el huerto. La única solución es convivir con ellas o incluso hacer de la necesidad virtud y aprovecharlas para entutorar con ellas las judías. En invierno, tendremos que hacer de tripas corazón, desmontar el huerto y meter un tractor que levante todas las raíces. Después, hay que aplicar un herbicida muy potente que consiga secar los restos. Es una idea muy poco ecológica y agresiva y, ciertamente, preferimos no tener decidirlo ahora.

Tomates buenos, buenos

Ya llevamos varias semanas disfrutando de las verduras del huerto, pero este fin de semana nos ha hecho especial ilusión comer los primeros tomates. La primera ganchada ha supuesto un festival de sabores y nos ha hecho formularnos una pregunta: ¿por qué no saben a nada los tomates del supermercado? Como bien dice Juan, el ayudante del jardinero en el huerto, “parece que esta sea otra verdura traída de otro país”. Los tomates del huerto, simplemente, saben a tomate. Los del 'súper' son solo agua con fibra y la culpa de ello la tiene la producción industrial en los invernaderos, donde esta planta crece en un fino sustrato y se alimenta casi exclusivamente de agua. Otra razón, aún más importante, es que se apuesta por variedades resistentes, que aguantan plagas y transporte, aunque su sabor no sea el adecuado. En el huerto, hemos plantado la variedad de Zaragoza, que está casi en peligro de extinción por culpa de laproducción industrial, pero que en los últimos años ha resurgido gracias a la labor del pequeño hortelano y la agricultura ecológica. El resultado es un tomate menos voluminoso pero delicioso. Solo por un bocado ha merecido la pena todo el trabajo.

Flores y frutos de berenjena

La flor de la fotografía le puede resultar familiar al lector. Pertenece a la berenjena, que forma parte de la familia de las solanáceas y es muy similar a la de la planta ornamental llamada solanum. Resulta sorprendente la cantidad de flores que se abren en un pequeño huerto. Por supuesto, las flores son imprescindibles para que luego haya fruto, pero a los hortelanos noveles siempre nos asombra comprobar que las flores son tan bonitas y delicadas como las de las plantas ornamentales. Ahora se comprende el afán del famoso escritor John Seymour de recomendar en su obra 'El horticultor autosuficiente' que se dedique el jardín a plantas de huerto “el lugar de malgastarlo con inútiles arbustos”. Por supuesto, es mejor no ser talibán de nada, ya que tan necesarias son unas plantas como otras.

La berenjena es una vieja amiga del ser humano. Se comenzó a cultivar a finales del Neolítico en el sudeste asiático, aunque a Europa no llegó hasta la Edad Media, gracias a los comerciantes árabes. El cultivo de la berenjena es similar al del tomate, requiere sonre todo agua y sol. Cuanto más altas sean las temperaturas, mejores frutos desarrollará. Es muy importante regarla en abundancia: su fruto se compone en un 90% de agua, por eso se la recomienda para dietas de adelgazamiento.

Etiquetas
Comentarios