Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

La Creedence, siempre la Creedence

creedence-5
creedence-5

John Fogerty está estos días en España: después de pasar por Murcia y Córdoba, anoche actuó en Madrid y hoy lo hace en Barcelona. Toda una leyenda viviente del rock, valga el tópico, por vez primera en nuestro país. El líder y motor de la CREEDENCE CLEARWATER REVIVAL…, palabras mayores.

En su día, o sea, entre 1968 y 1972, que fue lo que duró la vida musical de este cuarteto californiano, se comió el mundo entero -sí, en la España de la Dictadura sonó hasta la saciedad y en la misma Zaragoza era alimento continuo de sinfonolas y discotecas- con un montón de hits instantáneos, de canciones que se pegaban a la piel y al cerebro y ya no se te iban de la memoria. Ni se han ido.

A la 'Cridens', dicho familiarmente, la tengo en mi altar particular, no solo mental y emocional, sino también físico: un mueble especial donde están ubicados algunos de mis discos y grupos predilectos. Es la grandeza de los grandes: su perdurabilidad. La certificación de que, los cojas cuando los cojas, siempre son un reconfortante bálsamo, no se desgastan ni con las modas ni con los años. Gran mérito en un negocio donde todo arde tan deprisa.

Solo duraron poco más de cuatro años, pero lo que dieron de si. Fogerty, con su voz rasgada al modo de los grandes soulmen, conjuntó estilos primarios y genuinos de la música americana, desde el rock'n' roll al country, el blues, el soul, el swamp de Nueva Orleans o el gospel y soltó una ristra de éxitos memorables: “Green River”, Bad Moon Rising”, “Lodi”, “Down On The Corner”, “Travelling Band”, “Who'll Stop The Rain”, “Fortunate Son”, “Have You Ever Seen The Rain”… y tantas y tantas otras.

Un arma de doble filo, por otra parte, porque esa colección de lujo, reunida reiteradamente en recopilatorios –“Chronicle” a la cabeza-, ha opacado en cierto modo el resto de canciones, si no tan buenas como sus grandes hits, sí estupendas. Por eso le comentaba, hace apenas unos días, a un buen amigo, que me decía que de la Creedence solo tenía el mentado “Chronicle”, que 'obligatoriamente' había (hay) que tenerlo TO-DO, los siete elepés, para disfrutarlos, para seguir su evolución y para ver la soltura y la frescura con que se desenvolvían en los géneros que tocaban. Me viene a la cabeza, por ejemplo, “The Night Time Is The Right Time”, 'pieza menor', pero una clarísima muestra de cómo refrescaban el blues clásico y lo acercaban a las audiencias jóvenes de la época. O los siete minutos de “Ramble Tamble”, un efusivo destilado rockero, con un largo corte instrumental intermedio y con su pizca de psicodelia, con el que se abría “Cosmo's Factory”…

“Green River”, “Willy & The Poor Boys” y “Cosmos Factory” son sus tres discos “cinco estrellas”, pero ya digo, y recomiendo, lo mejor es disfrutarlos disco a disco, el septeto. Como sería una entrada muy extensa, si me dedico a recorrer esa discografía y la vida de la Creedence, adjunto el reportaje que en 1983, con motivo de la reedición completa de su discografía en España, escribí para el suplemento del Heraldo.

Todo lo escrito entonces es lo menos que se puede decir y saber de la 'Cridens'. Además, va con añadido que lo enaltece: unos breves comentarios que Diego A. Manrique, con motivo de la reedición, hizo para cada disco. Solo pediros disculpas por los tachones y anotaciones que aparecen a boli, que no son sino pequeñas marcas con las que “guionicé” el especial que, al hilo de este reportaje, le dediqué, en Radio Heraldo. ¡Y cuánto disfruté aquella noche! ¿Tú los tienes también en tu altar? ¿Qué te parecen?

Ah, por cierto, si alguien que lea estas líneas ha podido escuchar a Fogerty en esta primera gira que realiza por España, le agradecería/mos enormemente sus impresiones. Me pondré así de ancho, como la “orgullosa Mary”. Y, como de costumbre, unos 'youtubes' añadidos para despedirme (y disfrutar).

http://www.youtube.com/watch?v=nJAjOlp4Tashttp://www.youtube.com/watch?v=HXwnkWsvlqQhttp://www.youtube.com/watch?v=ccwYVO0X324

Etiquetas
Comentarios