Despliega el menú
Blog

Blog - La voz de mi amo

por Matias Uribe

El 'garaje-sound' sigue abierto: Controversy

garaje-ochentero
garaje-ochentero

The Chocolate Watchband, Seeds, Sonics, Standells, Count Five, 13th Floor Elevators, Trashmen, Leaves, Kingsmen, Count Five, Shadows Of Knight, Barbarians, Question Mark & The Mysterians… decenas de chavales muy jóvenes, con la adrenalina a tope, aprendices de brujos guitarreros y con unas ganas locas por armar estrépito. Levantaron las puertas de los garajes familiares, los ocuparon con sus instrumentos rudimentarios, enchufaron las guitarras y los farfisas y comenzaron a gritar estrofas emparedadas en lamas de primitivo rock'n'roll bajo un sonido tan demoledor como sucio y primario. Una bendición, vaya, para el vecindario. El rock de garaje estaba en marcha. Eran mediados y finales de los sesenta.

Veinte años más tarde, otra nueva horda de jóvenes volvió a levantar la persiana del garaje y a montar bulla. Una segunda generación de melenudos guitarreros empezó a tomar pubs y garitos de medio mundo y volvió a sonar el rock'n'roll de los cincuenta entre litros de sudor y trilita. Ahora, sus nombres eran The Nomads, Chesterfield Kings, Plasticland, Godfathers, Fleshtones, Cynics, Prisoners, Milshakes, Lyres, Miracle Workers, Fuzztones… Muchos de ellos llegaron incluso a Zaragoza, a la sala En Bruto, glorificando los mejores días de aquella inolvidable sala.

Todo esto me ha venido a la cabeza escuchando el excelente debut discográfico del grupo zaragozano Controversy, un EP de solo cinco canciones, pero un contundente aviso de las posibilidades del grupo en el terreno garajero y psicodélico, con unas guitarras riquísimas, wah wah, armonías vocales... y, ese farfisa tan decisivo en el psyco-garaje. 'Fear Tears' es, por ejemplo, un sabroso y genuino instrumental. Tendrá que engordar un poco más la voz y perfeccionar ese inglés, que se le note menos su extranjería de lo sajón, pero las posibilidades de revivir los tiempos del garaje-sound en todo su esplendor y con un grupo de la tierra están a la vuelta de la esquina, en cuanto llegue su primer álbum.

Entretanto, en estos dos últimos domingos, he aprovechado para recordar algunos discos 'ejemplares' del género, tanto de la primera oleada de los sesenta como de la revivalista de los ochenta. ¿Hay por ahí algún empedernido amante del sonido garajero? A mi estos discos, y en su formato natural, el vinilo, me chiflan. Los guardo, los escucho y los mimo con delectación. Item, más, ¿alguien que viera a Fuzztones, Nomads, Lyres, Fleshtones o Godfathers en sus primeras visitas a En Bruto, prácticamente nada más inaugurarse la sala? Tiempos gloriosos de pólvora y rock candente.

Etiquetas
Comentarios