Despliega el menú
Blog
Suscríbete

NATURALEZA

¿Florecen antes las plantas si hace buen tiempo?

En realidad, las plantas no se guían tanto por la temperatura para brotar, como por las horas de luz. Las responsables son unas hormonas llamadas gibelerinas

Almendros en flor cerca de Malón, en el monte de Valcardera
Almendros en flor cerca de Malón, en el monte de Valcardera
Ayuntamiento de Tarazona

>> Febrero. Todavía falta un mes para la llegada de la primavera, pero el campo aragonés ya viste su mejor traje. A la floración de frutales, como almendros, cerezos, ciruelos o cítricos, se unen las especies silvestres, como romeros, tomillos, rabanizas y jaramagos. Mientras, en los sotos de los ríos, los chopos, olmos y sauces abren sus pequeñas flores para que el viento distribuya el polen y lo lleve a los árboles vecinos. En los últimos años, los inviernos suaves y el sol de enero y febrero han llevado a pensar que el campo vive una primavera anticipada. Sin embargo, este año, a pesar de los fríos, febrero vuelve a ser el mes de las flores.

En realidad, las plantas no se guían tanto por la temperatura para brotar, como por las horas de luz. Haga frío o calor, el mayor número de horas solares hace que hormonas como la gibelerinas hagan que las células vuelvan a reproducirse tras el descanso invernal. Las flores de almendros y cerezos se formaron en lo más crudo del mes de enero, cuando las temperaturas eran bajo cero pero el sol se ponía cada vez más tarde.

LAS PLANTAS MÁS MADRUGADORAS

>> Ciruelos. Tanto en su variedad frutal como en la ornamental, los prunus ofrecen una floración espectacular. El ejemplar de la fotografía pertenece a la variedad prunus pisardii o ciruelo rojo, muy popular y que se caracteriza por sus hojas de color rojo intenso que brotan tras las efímeras flores.

>> Almendros. Son como una bandera que al izarse anuncia la llegada de la primavera. Los almendros, tan característicos del paisaje aragonés, presentan a finales de febrero su aspecto más bello, con espectaculares flores blancas que son polinizadas por las primeras abejas de la temporada.

>> Sauces. Pasear por las orillas de los ríos en febrero permite contemplar los sauces en flor. A diferencia de otras especies anemófilas o polinizadas por el viento, que tienen flores minúsculas y poco llamativas, los sauces ofrecen un conjunto que llama la atención por su espectacularidad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión