Despliega el menú
Blog
Suscríbete

botánica oculta

Ramitas de poleo para proteger los hogares de las tormentas

El terror a que la tormenta fuera la ira de los dioses llevó a muchas civilizaciones a buscar remedios mágicos para aplacar la furia. Y el poleo era el favorito en la Península Ibérica

poleo
Recreación de flores y hojas de poleo
Heraldo

Los fenómenos meteorológicos han sido durante miles de años un motivo de preocupación para el ser humano. El terror a que la tormenta fuera la ira de los dioses llevó a muchas civilizaciones a buscar remedios mágicos para aplacar la furia. Uno de los más comunes era hacer uso de determinadas plantas y colgarlas en las puertas a modo de protección. El poleo (mentha pulegium) fue una de las especies más utilizadas en la Península Ibérica.

Los campesinos acostumbraban a colocar poleo en la casa con la firme creencia de que el rayo tiende a esquivar esta planta, aunque nunca se ha explicado el por qué de este peculiar poder mágico. Afortunadamente, en 1752 Benjamin Franklin descubrió, gracias a la llave colgada en la famosa cometa, que el metal atrae a la electricidad y, desde entonces, se pudieron construir pararrayos. El poleo dejó de ser un amuleto para limitarse al uso de rica infusión.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión