Despliega el menú
Blog
Suscríbete

CURIOSIDADES DE LA BOTÁNICA

La vida secreta de los líquenes

La unión hace la fuerza. Estos organismos están compuestos por un hongo y un alga y, gracias a su trabajo en equipo, han logrado colonizar los rincones más inhóspitos del planeta.

LIQUENES
Líquenes en un día de niebla en los Pinares de Torrero, en Zaragoza
Heraldo

>> Misteriosos. A simple vista, parecen una costra, restos de musgo muerto. Sin embargo, al llegar las primeras lluvias, vuelven a la vida y recuperan su color verde. Los líquenes son unos organismos asombrosos, unión de hongos y algas, que gracias a la colaboración mutua sobreviven en las condiciones más adversas. El secreto de su éxito reside en las propiedades de los dos componentes de este organismo: el hongo, que resiste temperaturas extremas y escasez absoluta de agua, y el alga, capaz de conseguir alimento mediante la fotosíntesis.

Cuando las condiciones son difíciles, el alga permanece oculta y el hongo la protege. Así, el liquen adquiere su mortecino color marrón que le hace pasar desapercibido. Cuando llegan tiempos propicios, casi siempre con las lluvias de otoño, el alga se despierta y adquiere su particular color verde, formado por los cloroplastos, partes de la célula donde se desarrolla la fotosíntesis. El alimento obtenido con la luz solar, el agua y el oxígeno se reparte entre el alga y el hongo y asegura la supervivencia del organismo.

ORGANISMOS EXTRAORDINARIOS

>> Gran valor. Se dice que son los primeros en llegar y los últimos en irse. Solo ellos pueden comenzar a colonizar territorios inhóspitos, como un paisaje tras ser arrasado por un volcán. Cuando las condiciones son extremas para la supervivencia, como en la tundra, los líquenes son la única forma de vida.

>> Milenarios. Los líquenes más antiguos encontrados tienen más de 4.500 años. Para ver ejemplares centenarios solo hay que visitar un cementerio. Las tumbas del siglo XIXaparecen cubiertas de líquenes, cuyo crecimiento lento pero continuo les ha permitido extenderse hasta no dejar un resquicio.

>> Incluso en el espacio. Hace unos años, la Agencia Espacial Europea puso en órbita varios líquenes. El objetivo era saber si podían resistir la ausencia de atmósfera y la exposición a la radiación solar. Los resultados fueron impactantes: tras 12 días en el espacio no sufrieron daños y se recuperaron con rapidez..

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión