Despliega el menú
Blog
Suscríbete

Botánicos aragoneses

Cajal y la misteriosa danza de las abejas

Para sus trabajos, que revolucionaron las teorías y le valieron el Nobel de Medicina, se inspiró en los insectos.

cajal
Santiago Ramón y Cajal

>> Siglo XX. Hace poco más de cien años, en 1906, Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón, 1852-Madrid, 1934) recibió el Premio Nobel de Medicina por su extraordinaria aportación al estudio del sistema nervioso. Estos trabajos, que revolucionaron las teorías de la época, fueron llevados a cabo mediante el análisis de diferentes criaturas, entre ellas unas diminutas pero muy complejas: los insectos. En colaboración con el salmantino Domingo Sánchez, dedicó parte de sus trabajos a las abejas y analizó su microanatomía, comparándola con la de los seres humanos, hasta publicar en 1915 la monografía "Contribución al estudio de los centros nerviosos de los insectos". Sus investigaciones le llevarían a deducir que el sistema nervioso no era continuo, sino compuesto por neuronas que se comunicaban entre sí.

Pieza fundamental para entender las abejas

Como afirman José Mª de Jaime Lorén y José de Jaime Gómez en la obra "Aproximación a la historia de la apicultura aragonesa", los trabajos de Cajal también serán pieza fundamental para explicar la conducta de las abejas y "las sugestivas danzas que constituyen su verdadero lenguaje". En el proceso de comunicación de las abejas al bailar se encuentran las células nerviosas que estudió Cajal y sus estudios sirvieron para que otros, como el alemán Karl von Frisch, dedujeran que las abejas indican mediante movimientos cómo encontrar el polen más sabroso.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión